Cómo cuidar a un recién nacido

Dudas de mamá primeriza

Aquí está la respuesta a las preguntas que toda mamá novata se hace cuando llega a casa con su bebé recién nacido.

Bebé recién nacido

El baño

¿Cuándo le baño?

Algunos pediatras recomiendan lavarle en seco con leche limpiadora hasta que se caiga el cordón umbilical, aunque otros no desaconsejan un baño corto con especial cuidado en secar bien la zona del cordón. Tras la pérdida, la hora del baño se convierte en un ritual muy apropiado para relajar al bebé antes de cenar y que duerma plácidamente, o para desperezar por las mañanas a los más dormilones.

¿A qué temperatura debe estar el agua?

 

Cómo bañar al bebé

Descubre en este vídeo de MamásyPapás cómo bañar a tu bebé.

La temperatura debe ser agradable dentro y fuera, entre 34 y 37 ºC para el agua y de 22 a 25 ºC para el cuarto. En cuanto a la bañera, tiene que ser adecuada para la edad del niño y con agua suficiente para cubrir su cintura y evitar así el enfriamiento.

¿Cómo sujetarle en la bañera?

Coloca una mano debajo de sus nalgas y deja que su espalda descanse en tu antebrazo. También puedes utilizar una bañera ergonómica, una red o una tumbona de baño que te permitirán tener las dos manos libres.

¿Hay que utilizar jabón siempre?

No hace falta a cada baño. Nunca lo eches directamente sobre su piel sino en el agua. Lávale la carita, después el cuerpo y las extremidades.

¿Cómo le lavo el pelo?

Echa su cabecita hacia atrás y pásale encima la esponja con agua y algo de champú. Frota suavemente y aclara.

¿Hay que lavarle el pelo cada día?

Si, cada dos o tres días porque los bebés sudan mucho por la cabeza y se le puede formar costra láctea.

¿Cómo le limpio las orejas?

Usa torundas de algodón para limpiar la parte externa pero nunca las introduzcas en el oído.

¿Cómo le limpio la nariz?

Se suelen aspirar las secreciones cuando el bebé tiene la nariz obstruida. Se utiliza en estos casos un dispositivo, consistente en un juego de tubitos, uno de cuyos extremos se introduce ligeramente en su nariz, mientras que el extremo contrario permite al adulto realizar la aspiración. En medio, existe un recipiente donde se acumulan las secreciones extraídas.

¿Se puede utilizar un aspirador eléctrico?

Si utilizas un aspirador eléctrico, cuida que la presión que se ejerce sea suave. Con uno u otro aparato, esta maniobra se debe hacer con suavidad, para no dañar la mucosa respiratoria, y de forma intermitente, para que no haga efecto ventosa y se pegue a la mucosa irritándola e incluso produciendo sangre.

¿Cómo le curo el ombligo?

Debes prevenir infecciones manteniendo la zona seca y limpia. Es decir, que debes evitar que se moje, limpiarla con un antiséptico y cubrirla con una gasa estéril. Cuando por fin se caiga, al cabo de unos 10 días, desinféctalo con antiséptico y deja que le de un poco el aire. Protege de cremas y polvos de talco lo que queda de herida hasta que el ombligo cicatrice del todo. No debes preocuparte por el hecho de que tarde en desprenderse. Pero si crees que se ha infectado porque está enrojecido y segrega pus o tiene mal olor, acude al pediatra de inmediato, pues necesitará tratamiento.

Los pañales

¿Cada cuánto tiempo le cambio el pañal?

Siempre que le encuentres con el pañal húmedo. Vigílale cada vez que le alimentas.

¿Es mejor cambiarle antes o después del biberón?

Si tu bebé tiende a regurgitar con el estómago lleno o al alterar su postura, cámbiale antes de las tomas. Pero si no le pasa nada de esto y compruebas que siempre ensucia el pañal después de alimentarse, hazlo entonces.

¿Cómo limpiarle el culito?

Usa una toallita húmeda o una esponja limpia y escurrida. Si es una niña, lava sus genitales de delante a atrás para que los gérmenes del ano no pasen a la vagina. Si es niño, repasa los testículos y la zona bajo del pene, para eliminar bien los restos de orina o heces. Después, usa una toalla suave para secarle, sin frotar, con pequeños toques.

¿Hay que ponerle crema protectora?

No es imprescindible para cada cambio de pañal, pero si observas indicios de irritación, úntasela sin olvidar la parte del muslo donde se ajusta el pañal, pues se suele escocer fácilmente.

¿Cómo se pone el pañal?

Ábrelo de par en par y deslízalo bajo su espalda mientras levantas su culito subiéndole las piernas. Comprueba que coinciden las tiras adhesivas de delante con las de atrás y pégalas procurando que el pañal no quede ni muy apretado ni muy suelto. A partir de los 3 meses, no le quites el ojo mientras le cambias, pues, aunque no se mueva aún, cualquier día lo hará sin avisar.

Uñas y pelo

¿Hay que ponerle manoplas o cortarle las uñas?

Es preferible esperar la primera semana para evitar cortar la piel del bebé o dejar el reborde lateral demasiado corto. Cuando no pueden cortarse, se utilizan unas manoplas para que no se arañe.

¿Cómo cortárselas?

Deben sujetarse bien los dedos y, como no es fácil sujetar la mano de un bebé, sería conveniente hacerlo entre dos personas o mientras duerme, así como utilizar siempre tijeras especiales con la punta redondeada.

¿Conviene cortar el pelo de un bebé?

La idea de que si se le corta el pelo al bebé le sale más fuerte no tiene ningún fundamento, pero sucede que cuando se corta el pelo a un recién nacido o lactante tarda mucho en crecer y, lógicamente, es más fuerte y espeso.

Si decido raparle, ¿cómo lo hago?

Hazlo con una maquinilla. Así, podrás elegir el largo que quieres y dejarlo perfectamente igualado sin temor a hacerle daño.

En tus brazos

¿Cómo le levanto de la cuna?

Coloca una mano debajo de sus nalgas y la otra debajo de su cabeza y levanta suavemente los brazos hacia ti para que no le de vértigo.

¿Cuál es la mejor postura para tenerle en brazos?

Con su espada descansando sobre tu antebrazo y la otra mano a la altura de las nalgas o al revés, con su abdomen en tu antebrazo y tu otra mano sobre su espalda. Lo importante es que su cabecita tenga apoyo. También lo puedes sostener de pie sobre tu pecho o descansando sobre tus rodillas, boca arriba o boca abajo.

¿Son malos los brazos?

Son necesarios. El bebé necesita sentirse muy cerca de su mamá. Su olor, su calor, su mirada, su voz le tranquilizan.

¿Conviene mecerle?

Por supuesto. Los movimientos regulares y lentos le ayudan a dormir y le hacen sentirse seguro. No temas malcriarle. Hasta los 6 meses, los niños no suelen adquirir hábitos insustituibles y aunque así fuera, siempre es posible deshabituarles.

Los paseos

¿Cuándo sacar al bebé a pasear?

A menos que haga mucho frío o mucho calor, el bebé puede salir a dar pequeños paseos prácticamente desde que llega a casa. Media hora está bien si la temperatura es agradable; si no, es mejor que el paseo sea más corto.

¿Qué precauciones debo tomar?

Las lógicas como evitar el sol directo sobre su piel, que en estos momentos es muy sensible, o los sitios cerrados llenos de gente, por los posibles contagios. En verano, ten mucho cuidado con el calor que puede condensarse debajo de la capota.

¿Tiene que ir abrigado?

En cuanto a la cantidad de ropa, calcula una prenda más que para ti misma. Debe ser holgada y cómoda, de tejidos suaves y naturales, como el algodón.

Magda Campos