10 motivos por los que el bebé puede tardar en caminar

Ayúdale a dar sus primeros pasos

¿Te preocupas porque tu bebé aun no camina cuando otros más pequeños que él ya se han soltado? Estos son los motivos que pueden estar detrás de este pequeño retraso.

 
10 motivos por los que el bebé puede tardar en caminar

Si bien la mayoría de los bebés caminan entre los 13 y los 15 meses, algunos son más precoces y otros más tardíos. Cada cual tiene su propio ritmo de desarrollo y no es más sorprendente que uno lo logre a los 10 meses que a los 17 o incluso 18 meses. A partir de esta edad, conviene consultar con un pediatra para que averigüe el motivo del retraso. Las principales causas de un desarrollo tardío son las siguientes. 

  1. El bebé es temeroso. Un mala caída puede llevarle a no atreverse a arriesgarse.
  2. Es muy tranquilo. Algunos bebés se encuentran a gusto con lo que tienen a su alcance y no sienten la necesidad de explorar más allá.
  3. Es un experto gateador. Gatea tan bien y tan rápido que no necesita ponerse de pie.
  4. No gatea, culetea. Los niños que se desplazan sentados suelen caminar más tarde porque no han desarrollado los músculos y el sentido del equilibrio como los que han gateado.
  5. Es de desarrollo lento en general. Con frecuencia, el origen es genético. Alguno de sus padres también fue tardío.
  6. Es prematuro. Los bebés nacidos antes de tiempo suelen desarrollarse algo más tarde que los bebés a término.
  7. Es un bebé gordito. Su peso le quita agilidad y dificulta sus primeros pasos.
  8. Es un niño poco estimulado. Se le ha mantenido atado a su silla sin moverse, se ha jugado poco con él, se le ha hablado poco, etc.
  9. El bebé no ve bien. Los problemas de vista pueden llevarle a sentir temor ante el reto de caminar.
  10. El retraso se debe a otros problemas de tipo psicomotor que el pediatra sabrá identificar.

Estimula sus ganas de andar

Seguramente, tu pediatra te tranquilizará y te indicará que tu bebé está sano y a punto de caminar solito. Quizás te recomiende unas sesiones de fisioterapia para compensar el retraso. Desde casa, también le puedes ayudar. Le vendrán bien los juegos para fortalecer su cuerpecito y mejorar su sentido del equilibrio y su coordinación. Poner a su alcance juguetes que le llamen mucho la atención y obliguen al movimiento - correpasillos, balones, juguetes mecánicos…-, le darán ganas de ponerse de pie con confianza.

 

Victoria Gómez