Dormir a gemelos

Si el sueño del recién nacido es uno de los temas que más complican la vida de la pareja, imagínate cuando te llegan dos a la vez. Más paciencia y más ayuda son las palabras claves.

Mellizos durmiendo

Quizá el sueño sea lo más complicado cuando nacen gemelos. Sobre durante las primeras semanas porque cada uno tiene su propio reloj biológico y pueden coincidir o no. Cuando esto sucede, sus cuidados se complican bastante. 

¿En la misma cuna?

Tus pequeños han pasado 9 meses compartiendo tu vientre y eso ha creado entre ellos un vínculo especial. En ocasiones, lloran cuando se les acuesta en cunas separadas. Se sienten más a gusto compartiendo lecho. Pero cuando sus ritmos de sueño son distintos, es preferible que duerman por separado para que los dos puedan descansar. 

A partir de la cuarta semana, su sueño irá poco a poco ordenándose con sus horarios de comida y podrás organizarte mejor. Mientras tanto, ¡paciencia!

Ayuda, por favor

La falta de sueño y el cansancio acumulado son los peores enemigos de los padres con gemelos. Hay que pedir ayuda: madres, padres, hermanos, tíos, cualquier mano es buena. Procura que acudan a la hora de los baños y, según lleguen…, ¡a dormir!  Hay que recargar la batería.

Con una  buena rutina, paciencia y buena voluntad conseguirás ir acercando sus horarios y lograr que duerman 8 o más horas de un tirón. Normalmente, este feliz acontecimiento se producirá en torno al año. Pero para ello, habrá que respetar sus horarios, establecer rutinas claras y ser constante con los hábitos.