5 cosas curiosas sobre la vista de los bebés

Etapas importantes del desarrollo de la visión

Si te preguntas qué ve tu bebé, te interesarán estos cinco aspectos curiosos de la visión en el primer año de vida. Entenderás mejor cómo se desarrolla el ojo humano y cómo afecto al bebé en su día a día.

 
5 cosas curiosas sobre la visión del bebé

La vista es un sentido fundamental para nuestra supervivencia. Por eso, su desarrollo es tan complejo y largo. Al nacer, el bebé humano ve de forma bastante diferente a lo que verá al cumplir uno año. Brendan O´Brien, optometrista y director de operaciones de Visión Direct, nos informa sobre 5 aspectos curiosos que ocurren en el primer año de vida.

1. Los recién nacidos ven colores contrastados. Durante años, se pensó que los bebés nacen viendo en tonos grises. Estudios recientes revelan que pueden identificar colores contrastados como blanco, negro, gris. A medida que enfocan mejor la vista, la gama de colores se amplia. Entre 1 y 2 meses, identifican colores primarios como el rojo y el amarillo y a los 5-6 meses, las gamas dentro de un mismo color como los tonos claros, oscuros, brillantes…

2. No ven las cosas en la distancia. Al nacer, enfocan el ojo a unos 30 centímetros de distancia. Más allá, todo es borroso. Curiosamente, es la que separa su carita de la de su madre cuando le da el pecho. Tampoco pueden enfocar los dos ojos a la vez hasta cumplir los 4-5 meses. Por eso, l os bebés parecen bizquear. A partir de los 6 meses, ya enfoca con los dos ojos por lo que, si te preocupa que haya heredado algún defecto visual familiar, podrás llevarle al especialista para un examen ocular.

3. Hasta los 7-8 meses, no reconocen a las personas con la sola ayuda de la vista. Se apoyan en otros sentidos como el olfato o el oído. A esta edad, notarás que se fija en cosas muy pequeñas y en las imágenes de los libros. Aprovecha este interés poniendo a su alcance juguetes de vivos colores y hojeando libros con él.

4. A los 10 meses, el iris de sus ojos adquiere su color definitivo. La melanina es el pigmento que determina el color de nuestros ojos, pelo y piel. Al nacer, los niveles de melanina son bajos y sus ojos parecen de un color poco definido. El contacto con la luz irá reforzándolo. Entre los 6 y los 9 meses, sus ojos se irán oscureciendo. Entre los 10 y 12 meses, la mayoría de los niños tienen su color definitivo pero algunos expertos indican que puede seguir variando hasta los 6 años. Consulta con tu pediatra si observas que sus dos ojos son de colores distintos. Esta característica poco frecuente se conoce como Síndrome de Waardenburg y es de origen genético.

5. Al cumplir los 12 meses, adquieren una visión completa. Es tan nítida como la del adulto e identifican cosas y personas a gran distancia. Pueden mantener la vista fija sobre lo que les interesa durante tiempo y reconocer sus personajes y dibujos favoritos. Si en casa, tenéis un historial de problemas visuales o si observáis en vuestro bebé indicios de un posible problema ocular como lagrimeo, asimetrías o movimientos nerviosos de los ojos, ha llegado el momento de consultar con un especialista que, a esta edad, puede emitir un diagnóstico e implantar un tratamiento en caso necesario.

 

Victoria Gómez