10 preguntas sobre la talla futura del bebé

Así crecerá tu hijo

Todos los padres se hacen muchas preguntas sobre el desarrollo corporal de su hijo. Estas son las principales.

 
Bebé con metro

1. ¿Para qué sirven las tablas de crecimiento?

Recogen la medida de los parámetros que reflejan el crecimiento de tu hijo. Los principales son la talla y el peso, aunque existen tablas para el perímetro de la cabeza o la grasa corporal. Ninguno de ellos se interpreta de manera aislada, sino en relación con la edad y el sexo –el patrón de crecimiento es ligeramente distinto en niños y niñas.

2. ¿Valen para todos los niños?

Hasta abril de 2006, las tablas de crecimiento se basaban en una población infantil reducida, de un mismo origen geográfico y sin distinguir entre los bebés alimentados con leche materna y los que se nutrían de leche de fórmula. La OMS, consciente de esta situación y de que esas tablas podían estar interfiriendo en el cuidado de la salud de los pequeños, decidió iniciar un estudio mucho más amplio. La población seleccionada es más grande, incluye niños de diversas etnias y procedencias y la novedad es que han sido alimentados con leche materna, que se considera el patrón de referencia en cuanto a alimentación.

3. Mi hijo está en el percentil 10. ¿Qué significa?

Las gráficas de percentiles le sirven al pediatra para comprobar que el crecimiento de tu hijo es adecuado; una buena señal es que los percentiles se mantienen similares a los del nacimiento y no se ha producido ningún descenso brusco respecto de las medidas anteriores.

Que un niño «ocupe» el percentil 10 sólo significa que de cada cien niños de su misma edad y sexo, diez miden lo mismo o menos que él, y 90 miden más. El percentil 50 indicaría que el niño está en la media, y el 10, que se encuentra por debajo, aunque continúa siendo estadísticamente normal. En este caso el pediatra deberá comprobar que el percentil de talla esté acorde con el del peso. Por ejemplo, lo ideal es que este niño se encuentre, con respecto al peso, en un percentil cercano al 10. Si un niño se encuentra por debajo del 3 o por encima del 97 el especialista estudiará la causa.

4. ¿Qué importancia tiene la alimentación en su crecimiento?

La alimentación va a tener un papel clave en el crecimiento de tu hijo durante toda su vida, pero muy especialmente en una fase de desarrollo acelerado como esta. Sobre todo en el primer año, cuando se producen hitos muy importantes (la introducción de los alimentos nuevos, la transición a la «comida de los mayores» y la adquisición de los hábitos que tendrá en el futuro), deberás ser especialmente cuidadosa.

5. ¿Podemos saber cuánto medirá de mayor?

Existen algunas fórmulas para averiguarlo. Una de ellas es la "talla diana" u “objetivo de talla familiar” que se calcula a partir de la estatura de los padres y en función del sexo. Utiliza nuestra herramienta y averigua la de tu hijo. El resultado podrá variar unos cuantos centímetros por encimo o por debajo ya que son valores medios y en su caso, la carga genética de uno de sus progenitores puede haber influido más. Además, estos cálculos solo se cumplen si se dan las condiciones de salud y alimentación adecuadas para que el crecimiento se produzca con normalidad.

6. ¿El ritmo de crecimiento es igual en todos los niños? ¿Por qué unos crecen más deprisa que otros?

La velocidad a la que crece el esqueleto no siempre coincide con la edad real, y por eso hay niños más bajitos y otros más altos de lo normal para su edad. Se dice entonces que la "edad ósea" está adelantada o retrasada con respecto a la edad real del niño. La edad ósea se determina mediante una radiografía de los huesos de la muñeca, que se realiza cuando el pediatra duda de si el crecimiento es adecuado.

Si no hay otras anomalías que puedan influir en el crecimiento, tanto los niños que tienen una edad ósea adelantada como los que llevan cierto retraso acabarán alcanzando la talla que les corresponde por su herencia genética, aunque esto ocurrirá antes o después de lo previsto. Por ejemplo, los niños «adelantados» serán probablemente, los más altos de la clase a los 8 o 9 años, pero dejarán de crecer antes que sus compañeros, y al final no lo serán tanto. Y lo mismo sucede con los más bajitos: en el último momento, a veces ya muy cerca de la adolescencia (en torno a los 16 años), estos niños cuyo esqueleto madura más lentamente suelen pegar un estirón y «recuperarse» ante la sorpresa de sus propios padres, que en muchos casos tuvieron un patrón de crecimiento similar.

7. ¿Por qué los niños pegan un estirón después de unos días con fiebre?

Es una observación que hacemos los padres con frecuencia, y muchas veces nos preguntamos si será real o solo nuestra impresión. Pero es cierta: la hormona del crecimiento se segrega en mayor cantidad durante el sueño –por eso es fundamental que los niños duerman las horas suficientes–, y también cuando hay fiebre. Esto no significa que un niño que duerma más vaya a ser más alto, pero el sueño de buena calidad sí le permitirá alcanzar la talla que por genética le corresponde.

8. ¿A qué edad se produce el estirón puberal?

Por regla general, a los 12 años para las niñas, a los 14 para los niños aunque la pubertad empieza antes. En este período tiene lugar en ambos el 20% del crecimiento total. En las chicas es más breve e intenso, y en los chicos, más gradual y prolongado. Debido a estas diferencias, ellas son ahora más altas, aunque al final los varones las superarán en talla en unos 13 cm.

Además del aumento de la talla, la masa corporal casi se duplica a partir de esta edad, y también de forma distinta en niños y niñas: ellos desarrollan más músculo y esqueleto, el doble que ellas, que en cambio acumulan mayor cantidad de grasa.

Los requerimientos de energía y nutrientes son mucho más altos a esta edad que a cualquier otra, sobre todo en los varones, que además suelen realizar más actividad física, lo que se traduce en un apetito voraz, aunque no siempre sano: picar entre horas y escoger alimentos no siempre saludables son algunos de los riesgos de esta etapa, en lo que a alimentación se refiere.

9. ¿Cuándo dejará de crecer?

La pubertad marca el momento en que los chicos alcanzan la talla adulta definitiva. Cuando esto sucede, los cartílagos óseos se cierran y el crecimiento se detiene. En las niñas, la pubertad comienza entre los 8 y los 14 años, y en los niños entre los 9 y los 15, aunque son varios los factores que influyen en su comienzo, entre ellos la alimentación. La grasa acumulada, por ejemplo, ejerce una influencia muy importante, y en los niños gorditos suele adelantarse. La duración de este proceso es variable, y así, hay chicos que experimentan todos los cambios de este período en poco más de dos años, y otros en que la evolución, más lenta, se alarga hasta cinco. Cuando la pubertad se inicia antes de los 8 años en una chica o de los 9 en un varón, se dice que se trata de una pubertad precoz, y es preciso estudiar las causas de tal adelanto.

10. ¿Por qué se retrasa la salida de los dientes en algunos niños?

La aparición de los dientes es un rasgo familiar. Hay familias en las que la dentición es temprana; en otras, tardía. Pero esta situación no está asociada a un retraso de crecimiento en otros aspectos.