Cómo evitar los contagios en el cole

¿Por qué siempre está malito?

Las aulas son uno de los principales núcleos de transmisión de enfermedades entre los más pequeños. La explicación es sencilla: los niños aún no tienen su sistema inmune completo y preparado para defenderse de los invasores.

 
Niños en el cole

La mayoría de los pediatras aconsejan no llevar a los niños a la guardería hasta los dos o tres años, momento en el que el sistema inmunitario está más maduro. Si ha de ir antes de esta edad, no debes preocuparte. Según los expertos, los pequeños superan sin grandes problemas esta primera etapa.

¿Se pueden prevenir los contagios?

Aunque la prevención es difícil, algunos consejos pueden ayudar en la tarea de reducir la transmisión de enfermedades:

La higienes es lo más importante. Vigila que toda la familia mantenga unos sencillos hábitos de limpieza, como llevar las uñas limpias y cortas, lavarse correctamente las manos antes de cada comida y después de ir al baño. Además, conviene que laves con frecuencia los juguetes de tu hijo.

Otra medida importante es vigilar el comedor escolar para confirmar que la cocina de la guardería manipula los alimentos correctamente, extremando las medidas higiénicas.

¿Cómo se transmiten las enfermedades en la guardería?

Los niños pasan el día jugando muy estrechamente con sus amiguitos y el contacto físico entre ellos es constante. Así se producen los contagios:

  • Vías respiratorias. A través de la tos y los estornudos, los gérmenes se expulsan al aire y luego son aspirados por otros niños o por sus cuidadores.
  • Vía fecal-oral. Los microbios se eliminan por las heces y el contagio se produce al ingerirlos. Las enfermedades adquiridas por esta vía son particularmente frecuentes en los menores de 2-3 años, ya que aún no son capaces de controlar adecuadamente la defecación.
  • Por contacto con la piel. Puede ser por el roce persona a persona, o a través de objetos que actúan de intermediarios.
  • Por contacto con líquidos orgánicos. La transmisión por contacto con sangre resulta excepcional en situaciones habituales en una guardería, salvo en el caso de existencia de heridas sangrantes o conducta especialmente agresiva, como las mordeduras. Sin embargo, el contacto con orina o saliva son mucho más probables y pueden dar lugar también a infecciones.

¿Cuándo debo dejar al niño en casa?

La Sociedad Española de Pediatría de Atención Primaria aconseja que dejes al niño en casa en las siguientes situaciones:

  • Cuando tu hijo precise un tipo de cuidados que no puedan ofrecérselos en la guardería o veas que no va a poder participar en las actividades normales de la clase.
  • Si ves que su estado general no es bueno y tiene fiebre, dificultad respiratoria, irritabilidad…o tiene un cuadro poco definido, como por ejemplo vómitos sin causa aparente.
  • En los casos de diarrea con sangre y moco, conjuntivitis con pus, sarna, varicela, tos ferina, sarampión, paperas, tuberculosis o hepatitis A.
  • En cualquier otra circunstancia que tu pediatra o tu buen juicio sugiera que es mejor para tu hijo y sus compañeros.

El tiempo que el niño debe permanecer en casa depende de cada enfermedad y del momento en que se inicie el tratamiento. Ante cualquier duda, consulta siempre a tu pediatra.

Asesoramiento: Dr. Manuel Merino Moina, pediatra.

 

Nuria Calle




Elige y compra en Amazon