Cómo debe ser el menú del comedor escolar

10 aspectos a vigilar

Los menús escolares deberían ser supervisados por expertos en nutrición. Pero no siempre es así. Los padres hemos de estar atentos a la composición de la comida principal de nuestros hijos durante el curso escolar.

 
Niña comiendo

Cada año, el colegio decide qué empresa gestionará el comedor escolar. Es el momento de hacer llegar nuestras sugerencias a través del AMPA (Asociación de madres y padres de alumnos) o de los consejos escolares.

Fíjate en los siguientes aspectos de su alimentación y anota un punto por cada respuesta afirmativa. Comprueba, al final, qué nota ha sacado el menú de tu hijo, e intenta mejorarla poniéndote en contacto con el colegio:

1. La bebida. Como acompañamiento de la comida se sirve exclusivamente agua. La leche puede darse como postre, pero no para comer.

2. Las verduras. Se toman verduras u hortalizas al menos dos días como plato principal –purés, menestras, sopas variadas– y el resto como guarnición o acompañamiento de los platos del menú –ensaladas con variedad de alimentos, sin limitarse a lechuga y tomate.

3. Legumbres. Se toman dos veces por semana legumbres secas –garbanzos, judías, lentejas– y tiernas –judías verdes, habas, guisantes–.

4. Pescado, carnes y huevos, por este orden. Las raciones de carne y pescado no son superiores a 150 g.

5. Fruta fresca. Es el postre habitual; los lácteos se ofrecen como sustituto no más de dos veces a la semana.

6. Distintas formas de cocinar lo mismo. Por ejemplo, el pescado se sirve unas veces hervido, otras en salsa, otras a la plancha, otras rebozado o frito…

7. Aceite de oliva. Se utiliza preferentemente sobre el resto.

8. Pan. Lo ideal es que se sirvan distintas variedades, incluidas las integrales.

9. Sal. Siempre será yodada y se empleará con moderación.

10. Precocinados. San jacobos, croquetas, empanadillas…, no deben formar parte habitual del menú: no más de una vez por semana.

 

Maite Izquierdo




Elige y compra en Amazon