El bebé con cráneo aplastado o plagiocefalia

Se puede corregir

El bebé nace con su cráneo sin cerrar del todo. Esta característica facilita su viaje por el canal del parto. Pero es la causa de deformaciones al nacer o más tarde que se deben vigilar.

 
recién nacido

A lo largo del primer año de vida, las partes blandas del cráneo del bebé se osifican hasta que se cierren del todo las dos  fontanelas, una más grande, ubicada en la parte superior del cráneo y otra, más pequeña, en la parte posterior. Mientras, debes acostumbrar a tu bebé a no dormir siempre en la misma postura. Piensa siempre en acostarle en su cuna sobre un lado y luego sobre otro. Así evitarás que tenga preferencia por una sola posición lo que puede contribuir a deformaciones de la cabeza.

Si en este tiempo, observas que la cabeza de tu bebé presenta una forma abombada o aplanada, conviene consultar con el pediatra. Antes del año, todo tiene solución.

Plagiocefalias, las más habituales

La plagiocefalia se presenta como un aplanamiento en distintos puntos de la cabeza del bebé. Como se ha explicado anteriormente, estas anomalías en la forma del cráneo suelen deberse a que el bebé duerme preferentemente en una posición y por un lado. Es más frecuente en los niños que en las niñas porque los varones suelen ser menos activos en los primeros meses de vida. Si no se soluciona cambiando al bebé de postura en la cuna, el pediatra puede aconsejar utilizar un casco corrector del cráneo que va moldeando la forma de la cabeza. Esta medida suele ser efectiva pero es bastante molesta tanto para el bebé como la familia.

La osteopatía craneal o terapia craneosacral no es nada molesta para el bebé y suele tener buenos resultados en pocas sesiones. Además de solucionar la deformación craneal, suele mejorar otros síntomas asociados como un sueño perturbado, el llanto o la irritabilidad. 

Asesoramiento: Dra. Caridad Garzo Fernández, sección de neurología del Hospital Materno-infantil Gregorio Marañon de Madrid.

 


Elige y compra en Amazon