Conjuntivitis en el bebé

Cómo tratar la infección en sus ojos

La conjuntivitis es una infección bastante frecuente en los bebés que se debe a una obstrucción de su conducto lagrimal. Sus ojitos estarán llorosos y llenos de legañas.

 
Conjuntivitis en el bebé

La conjuntivitis es una infección ocular muy común en los niños y muy contagiosa: una bacteria, un virus o un alérgeno pueden causar la inflamación de la conjuntiva, que es la membrana que recubre el interior de los párpados y que se extiende a la parte anterior del globo ocular –basta con que un pequeño se frote los ojos con las manos sucias o después de haber tocado a otro niño con esta patología para contraerla.

Pero el motivo más importante de conjuntivitis en los bebés es la obstrucción del conducto lagrimal, una vía que va desde el lagrimal hasta la nariz y que sirve para evacuar las lágrimas que sobran en los ojos. En torno al 6 por ciento de los bebés nacen con este conducto obstruido, por lo que las lágrimas quedan almacenadas en el saco lagrimal y se convierten en una posible fuente de infecciones. Cuando notes que el ojo de tu pequeño está siempre humedecido, con lágrimas y legañas, consulta con el pediatra.

Tratamiento

En la inmensa mayoría de los casos, la obstrucción lagrimal desaparece espontáneamente en los primeros meses de vida del niño. Pero si eso no ocurre, le realizarán una desobstrucción mediante el sondaje de la vía lagrimal para evitar que se acumulen las lágrimas. Es importante realizar esta intervención en torno a los seis meses y antes de que el bebé cumpla un año, ya que la posibilidad de que no tenga éxito aumenta con el paso del tiempo y se necesitarían tratamientos más complejos.

Cuida sus ojos

Hasta que se solucione la obstrucción del lagrimal presta especial atención a los ojos de tu bebé para evitar que la conjuntivitis aparezca:

- Mantén una buena higiene ocular y limpia los ojos del pequeño varias veces al día.
- Utiliza suero fisiológico y toallitas estériles para eliminar las legañas que pueden provocar la infección.
- Masajea la pared de la nariz próxima al ojo, haciendo círculos concéntricos con el dedo y tirando hacia la oreja. Realizar estos masajes dos o tres veces al día puede ayudar a la apertura de la membrana que tapona el lagrimal en los casos leves.
- Si la conjuntivitis aparece, el tratamiento más común es la administración de antibióticos en gotas durante 7 o 10 días.

Asesoramiento: Dr. Carlos Laria, director de la Unidad de Estrabismos y Oftalmología pediátrica de Vissum.

 

María Villafranca