Remedios caseros para los dolores de tripa

Contra los gases y la diarrea

El dolor de tripa es uno de los trastornos más frecuentes en los más pequeños. Una dieta inadecuada o los excesos de las fechas más señaladas pueden ser los causantes. Estos "trucos" domésticos puede ayudarte a aliviar su malestar.

 
En cama

Gases y mala digestión. Apunta: la manzanilla común es el remedio por excelencia para las molestias gastrointestinales. Además, puedes alternar esta infusión con otras hierbas. La manzanilla, el hinojo, el anís verde o la melisa son plantas que nos pueden ayudar a solventar los trastornos gastrointestinales desde los pocos meses de vida –el resto de infusiones deberá esperar a su primer año–. Eso sí, debemos vigilar que la cantidad sea la adecuada para no sobredosificar al bebé. Nuestro consejo es acudir siempre a la consulta para que te aconsejen qué plantas usar y en qué dosis.
Es probable que tu hijo rechace las infusiones porque no le guste su sabor. En estos casos, puedes darle un masaje circular alrededor del ombligo y en el sentido de las agujas del reloj. Después, mantenle tumbado boca arriba, y lleva sus piernas flexionadas hacia la barbilla. Notarás cómo le ayuda a expulsar los gases.

Diarrea. Puede deberse a una dieta inadecuada –como la ingesta excesiva de zumo de fruta o de fibra– o a un virus o una bacteria. Si es severa, la solución es siempre el tratamiento prescrito por el pediatra. Si simplemente se le “ha soltado” la tripa, el agua de arroz te ayudará a rehidratarle. Pon un puñado en un litro de agua, y déjalo hervir hasta espesar y a continuación cuélalo. No olvides incluir alimentos astringentes en su dieta, como la zanahoria o el arroz blanco.
Es recomendable aumentar el consumo de líquidos y ofrecerle preparados de suero que encontrarás en la farmacia. También puedes hacerlos tú misma con un litro de agua mineral, una punta de cuchillo de sal, otra de bicarbonato y una cucharadita de azúcar moreno.

Ana Vallejo