Medicina biorreguladora para bebés y niños

La nueva homeopatía

Los tratamientos basados en medicina biorreguladora, una técnica que usa como base la homeopatía, pueden utilizarse desde el nacimiento y aúna la escasez de efectos secundarios y su eficacia en el fortalecimiento de las defensas de los niños.

 
Medicina biorreguladora

La homepatía irrumpe cada vez con más fuerza en nuestros botiquines. Junto a ella, la medicina biorreguladora se sitúa poco a poco entre las alternativas más eficaces frente a la tradicional. Se trata de medicamentos basados en la terapia homeopática compuesta que tiene como finalidad estimular los mecanismos de autorregulación del organismo, combatir las enfermedades y recuperar el equilibrio biológico natural del cuerpo. Pero, ¿qué la diferencia de la homeopatía? Su base es la misma, pero los medicamentos biorreguladores contienen varios principios activos –y no solamente uno– y en concentraciones algo más elevada que los homeopáticos.

Sus ventajas frente al tratamiento convencional son numerosas:

  • No tienen efectos secundarios. Ésta es una de sus mayores ventajas frente a la medicina tradicional ya que, además, son medicamentos igual o incluso más efectivos que los convencionales.
  • Fortalece las defensas. Respetan el equilibrio biológico del enfermo fortaleciéndolo desde el interior y potenciando la capacidad natural del organismo para defenderse de las agresiones producidas por las enfermedades. Sus defensas se vuelven cada vez más fuertes para combatir éstas y otras patologías habituales sobre todo en los primeros años de vida –puede ser utilizado desde el nacimiento– que no se consiguen evitar con las terapias convencionales y que se vuelven crónicas al producirse episodios repetitivos durante todo el año. 
  • Eficaz frente a resistencias. Si por ellas entendemos la ineficacia de los fármacos tradicionales en determinadas enfermedades, la medicina biorreguladora es una alternativa eficaz. En algunos trastornos, especialmente los víricos, la mejor arma son las propias defensas que son capaces de modular las manifestaciones que produce la enfermedad.
  • La base de la prevención. Mientras la medicina tradicional no puede hacer nada para evitar estos trastornos, la biorreguladora tiene como base la prevención a través de fármacos sin efectos secundarios y que cuentan con un aval científico que los respalda y demuestra sus resultados. Esta nueva homeopatía trata de cubrir un espacio vacío que dejaba la medicina tradicional.

Asesoramiento: Dra. Raquel Ramos, pediatra y miembro de la Asociación para el Estudio de la Medicina Biorreguladora (Asembior).

 

Ana Vallejo




Elige y compra en Amazon