6 terapias naturales útiles para los niños

Suaves y eficaces

Muchos remedios procedentes de la medicina naturista te pueden ayudar a resolver pequeños trastornos en tu hijo. Conoce la terapia y ara qué es útil.

 
manzanilla
 

Fitoterapia

Los niños responden bien a los suaves estímulos de las plantas medicinales, que las hacen ideales para tratar los trastornos más comunes de la infancia: catarros, indigestiones, dolor de garganta…

Aunque el efecto es más lento que con fármacos convencionales, presentan la ventaja de que su acción es más duradera, tienen menos efectos secundarios y pueden utilizarse en tratamientos prolongados.

Infusión. Se prepara poniendo en el fondo de una tetera una cucharadita de la planta seca y se añade un vaso grande de agua hirviendo. Tapada la tetera, se deja reposar de 5 a 10 minutos, se cuela y se endulza con miel o con azúcar.

Jarabe de plantas medicinales. Cuando las plantas elegidas no tienen buen sabor, los niños suelen aceptar mejor el jarabe que la infusión. Se hace primero la infusión y se deja reposar 15 minutos. Luego, hay que añadir igual cantidad de miel o de jarabe de caña que de agua. Se calienta la mezcla para que el azúcar se disuelva y una vez frío, se guarda el jarabe en una botella de cristal. Se conserva en un lugar fresco y oscuro por un espacio de 3 meses y se toman una o dos cucharaditas 3 veces al día.

Para dormir mejor: es eficaz la infusión de flores de manzanilla que puede beberse o verterse en el agua del baño. Además, la manzanilla está indicada como antiinflamatorio y calmante por lo que es un remedio casi universal para los trastornos más comunes de los más pequeños.

Para la piel: si tu bebé tiene la piel seca, dale pomada de caléndula. Es muy eficaz para calmar, hidratar y suavizar. También mejora la dermatitis del pañal y la dermatitis atópica. Cómprala en el herbolario y asegúrate de que sus ingredientes son totalmente naturales.

Maite Izquierdo