¿Vacuno a mi hijo contra la gripe?

La mejor prevención

Los niños son especialmente vulnerables a la gripe y, más importante aún, su principal fuente de transmisión. Sin duda, la mejor prevención es vacunarles; pero, ¿deben hacerlo todos los niños o sólo los que tengan alguna enfermedad crónica?

 
Vacuna contra la gripe

El frío del invierno y la afluencia de personas en lugares cerrados son el mejor cóctel para la transmisión del virus de la gripe. Sobre todo entre los niños, y especialmente, entre los que acuden a la guardería o colegio. Sin embargo, la gripe no suele provocar otras complicaciones de salud, salvo en grupos de riesgo (como los pequeños con enfermedades crónicas), a los que se recomienda la vacunación. En el resto de casos, esta medida preventiva no está indicada. No obstante, cada vez son más las voces expertas que apuestan por una inmunización universal, lo que incluye también a los niños sanos. Te explicamos por qué.

Un virus cambiante

La gripe es una infección del aparato respiratorio causada por los tipos A y B del virus influenza, un micoorganismo con una gran capacidad de contagio. El periodo de incubación oscila entre 1 y 4 días, tras los cuales comienzan los síntomas: fiebre de hasta 39 ºC, escalofríos, dolores musculares, de garganta y cabeza, estornudos, tos, rinorrea, lagrimeo y, en niños, vómitos y diarrea. Aunque la evolución de la gripe no suele superar los 7 días, varios de estos síntomas pueden durar hasta 3 semanas, y algunos de ellos confundirse con los del resfriado, por lo que es recomendable consultar con el pediatra.

El tratamiento sólo puede ser paliativo: reposo, ingesta de líquidos y administración de analgésicos para la fiebre y el dolor. Recuerda que la gripe está causada por un virus y, por lo tanto, los antibióticos son ineficaces para tratarla.

En nuestro país, esta infección afecta anualmente a una de cada cuatro personas, aunque sin duda alguna, el grupo de población más vulnerable es el de los niños. De hecho, según datos de la Asociación Española de Pediatría (AEP), mientras la incidencia de la gripe es del 15% en los adultos, en los escolares asciende al 30%, y en los bebés que acuden a la guardería es aún mayor, el 50%. ¿La razón? Que ellos son los principales trasmisores del virus, tanto en casa como en el colegio.

La vacunación es la mejor medida preventiva contra la gripe. Esta vacuna se rediseña cada año para adaptarse a las mutaciones de las cepas del virus, que es extremadamente cambiante.

¿Quién debe vacunarse?

El Ministerio de Sanidad sólo contempla la inmunización de los pequeños en riesgo de que su gripe se complique, es decir, a los niños mayores de 6 meses con enfermedades cardiovasculares, respiratorias, neuromusculares, patologías que afecten a su sistema inmune y aquellos que son tratados con ácido acetilsalicílico. También se aconseja la vacunación de embarazadas y de adultos que constituyen un riesgo para estos pequeños, por trabajar o convivir con ellos.

Asesoramiento: Asociación Española de Pediatría (AEP).

 

Gema Martín




Elige y compra en Amazon