Un niño de 6 años, enfermo de difteria

El pequeño no estaba vacunado

03/06/2015

Un niño de 6 años, vecino de Olot, en Girona, y que no había sido vacunado ha contraído difteria, una enfermedad que no se diagnosticaba en España desde 1987.

 
Niña vacuna

Casi 30 años después España registra un nuevo caso de difteria. Un niño de 6 años se encuentra ingresado en la unidad de cuidados intensivos (UCI) del hospital Vall d'Hebron de Barcelona tras ser diagnosticado de difteria, una patología que no se había detectado en nuestro país desde 1987 y que está causada por una bacteria que afecta al sistema respiratorio.

El pequeño, que no estaba vacunado al parecer porque sus padres no son partidarios del uso de vacunas, comenzó a notar síntomas el 23 de mayo. Su malestar general, dolor de cabeza, fiebre e inflamación de las amígdalas fue empeorando hasta que el día 28 ingresó en el hospital y el 30 llegaron los resultados que confirmaron la difteria.

El Ministerio de Sanidad lanzó una alerta internacional a la Organización Mundial de la Salud y a Estados Unidos para buscar el fármaco con que tratar al pequeño. Al ser una enfermedad prácticamente erradicada ha sido difícil encontrar la antitoxina. Países europeos y Estados Unidos disponían de unidades, pero caducadas y ha sido Rusia, donde aún se dan algunos casos de difteria cada año, quien ha suministrado el fármaco. Además, se está administrando medicación preventiva y de refuerzo de vacunación a las personas que han tenido contacto con el pequeño.

Desde el Ministerio de Sanidad insisten en la importancia de respetar el calendario vacunal e inmunizar a los pequeños de las dosis y en los plazos establecidos. La vacuna contra la difteria está incluida y subvencionada de forma gratuita en todas las Comunidades Autónomas y se administra a los dos, cuatro, seis y 15-18 meses de vida y a los 13-14 años en una dosis combinada que también inmuniza contra el tétanos y la tos ferina.

Así mismo, aseguran que el riesgo de contagio a otra persona es muy bajo, ya que la mayoría de los padres sí vacuna a sus pequeños (se estima que entre el 90 y el 95% de la población infantil ha recibido la inmunización contra la difteria) y la mayoría de los adultos está suficientemente protegido.

Fiebre, dolor de cabeza, malestar general e inflamación de garganta, conjuntivas (la membrana que cubre el globo ocular) y genitales son los síntomas de esta enfermedad, que se contagia a través de la tos o los estornudos. Te damos más información sobre la difteria en este reportaje.