Protege la vista del niño con gafas de sol

Tan importante como la protección solar

Protegemos su cuerpo con crema solar pero, ¿qué hay de sus ojos? ¿No le pones gafas de sol? Además de gracioso, tu hijo estará protegido con ellas.

 
Bebé con gafas

¿Sabías que los ojos son 20 veces más sensibles que la piel? ¿Y que nuestros ojos reciben antes de los 18 años el 80% de la radiación dañina para nuestra visión futura? Un estudio revela que solo el 2% de la población infantil usa gafas de sol, probablemente porque sus padres las conciben como un complemento de moda para adultos, más que como un mecanismo de protección y prevención.

La protección solar en niños se centra en evitar lesiones en la córnea. Los daños derivados de una mala protección ocular van desde la queratitis (inflamación de la córnea) a la conjuntivitis (inflamación de la conjuntiva). Se manifiestan con irritación ocular, sequedad y sensación de cuerpo extraño. Los niños de piel y ojos claros son aún más vulnerables a la radiación solar. Las molestias se tratan con un colirio lubricante, mejor si tiene protección solar. 

Elige bien las gafas

Los cristales deben tener el grosor y color adecuados para cumplir su función de barrera de los rayos UV. En este sentido, no te fíes de las gafas de mercadillo, top manta y promociones baratas. Están fabricados con polímeros de muy baja calidad que pueden ocasionar más problemas que los que pretender evitar. Las que elijas para tu hijo deben tener una montura que asegure su correcta posición en el rostro y cristales homologados con la tarjeta de garantía de la Comunidad Europea. 

 

Gema Martín




Elige y compra en Amazon