Luz solar y vitamina D contra la diabetes infantil

El verano le protege

En verano, la luz solar y una correcta alimentación alejan el riesgo de padecer diabetes, una enfermedad especialmente grave cuando se declara en la infancia.

 
niña en la piscina

La exposición adecuada a la luz solar y niveles altos de vitamina D podrían prevenir la diabetes de tipo 1 en los niños, segunda enfermedad crónica de la infancia más común.

Esta es la conclusión fundamental de una investigación desarrollada en la Universidad de California. Se ha comprobado que la exposición al sol hace que la piel produzca vitamina D, que también se encuentra en alimentos como las sardinas, el atún o los quesos grasos y que reduce el riesgo de padecer diabetes de tipo 1.

La diabetes supone que el cuerpo es incapaz de usar y almacenar apropiadamente la glucosa, lo que provoca su permanencia en sangre en cantidades superiores a las normales. Esta circunstancia altera, en su conjunto, el metabolismo de los hidratos de carbono, los lípidos y las proteínas.

Esta enfermedad puede presentarse en cualquier momento de la vida inclusive en el recién nacido, sin embargo es más frecuente entre los 8 y 12 años. La incidencia anual de la diabetes en niños de 0 a 15 años en relación a cada 100.000 es distinta según el país en que vivan los pequeños. En Europa, la media alcanza unos 36 niños cada 100.000.