Cómo conservar los alimentos en verano

Envasar la comida al vacío, la mejor opción

Los alimentos tienen una vida corta. Por eso, conservarlos y almacenarlos correctamente permitirá que lleguen a nuestro plato en buenas condiciones y tan frescos como el primer día.

 
Frutas y verduras

El trabajo, los niños, la casa..., el día a día deja poco tiempo para hacer la compra y aún menos para cocinar. Conservar tus platos en crudo o ya cocinados es una de las mejores soluciones para ahorrar tiempo sin renunciar a la calidad en tu alimentación.

¿Por qué se estropea la comida?

Factores como la luz, las altas temperaturas o el contacto con otros alimentos pueden provocar que la comida pierda sus propiedades. Otros aspectos, como usar herramientas de cocina inadecuadas, la exposición del alimento a los líquidos o el troceado –cuanto más cortada esté, antes se estropeará– son otros aspectos que pueden acelerar el deterioro.

¿Influye la colocación de los productos en la nevera?

Sí. La temperatura de la nevera debe rondar los 5 ºC, pero esta varía entre las diferentes zonas del frigorífico. Coloca los productos lácteos, embutidos y productos ya cocinados y en envases de plástico cerrados en los estantes de arriba, la zona más fresca. Los alimentos crudos, como pescados y carnes, ponlos en el centro de la nevera. La parte inferior, la más templada, es el lugar ideal para las frutas y las verduras frescas.

¿Cuál es la mejor forma de conservar los alimentos?

Todos pueden conservarse tanto crudos como cocinados, excepto las setas, el queso fresco y el ajo, que no deben congelarse ni preservarse para su consumo posterior. Podemos utilizar cualquier forma de conservación, pero unas son más convenientes que otras en función del tiempo estimado hasta su consumo. Así, si tienes previsto tomar la comida en una semana o dos, el envasado al vacío es una buena opción. Sin embargo, si el plazo es mayor, es preferible congelarlo. Según el alimento que vamos a congelar deberemos seguir diferentes pasos:

  • Envasar el alimento en bolsas o en recipientes aptos para hacer el vacío.
  • Mételos en el congelador. Cuando vayas a descongelarlos  es conveniente hacerlo lentamente en la nevera o en el microondas. Las verduras deberemos incorporarlas directamente en la olla sin descongelar.
  • Marca bien en los recipientes el nombre del alimento, la fecha de envasado y el número de raciones congeladas.

¿Qué ventajas ofrece el envasado al vacío?

Alarga la vida útil de los alimentos, ya que elimina el oxígeno del envase y, por tanto, hace que los microorganismos no puedan crecer y multiplicarse. De hecho, el envasado al vacío permite que los alimentos aguanten hasta cinco veces más que con otros métodos de conservación. Por otro lado, te ayudará a ahorrar tiempo. Puedes organizar con antelación las comidas, envasarlas, refrigerarlas, y así todos los días comerás alimentos como si estuvieran recién preparados.

Asesoramiento: Amaia Díez Monasterioguren, miembro de la Asociación de Dietistas y Nutricionistas de España.

 

Ana Vallejo