5 reglas de oro para evitar infecciones con los alimentos

Para comer sano

Una buena higiene en la cocina y una correcta manipulación y conservación de los alimentos alejan los riesgos de desagradables y, a veces, muy peligrosas toxiinfecciones por microorganismos, como el tristemente conocido E.coli.

 
madre cocinando

Con frecuencia, los alimentos viajan desde muy lejos antes de llegar a nuestra mesa. En este largo camino, están sometidos a estrictos controles sanitarios para evitar transportar virus o bacterias peligrosos para la salud. Los procesos suelen funcionar aunque puede ocurrir una tragedia como la del E.coli que viajó desde Egipto junto a brotes de soja. Una vez en casa, es nuestra responsabilidad seguir cumpliendo con los normas de higiene para consumir frutas y verduras saludables.

1. Como norma general, es importante lavarse las manos y fregar la superficie donde vayas a cocinar antes de manipular los alimentos. Muchas enfermedades se transmiten por vía oral y fecal.

2. Lava bien vegetales y frutas antes de comerlos o cocinarlos. En verano, conviene añadir dos gotas de lejía en cada litro de agua si vas consumirlos sin pelar.

3. Cocina los alimentos a 70 ºC como mínimo.

4. Los alimentos crudos no deben entrar en contacto con los cocinados. Es una mala práctica depositar un alimento cocinado en un plato que haya contenido uno crudo sin haberlo fregado antes. Lo mismo ocurre con los instrumentos para manipularlos

5. Guarda los alimentos cocinados en una nevera regulada por debajo de los 5 grados en verano.

Si vais a consumir verduras o frutas congeladas, recuerda que la congelación no elimina las bacterias, sólo las inactiva. Una vez descongelados, manipúlalos con las mismas precauciones. Lo que no se va a consumir se debe guardar en la nevera.

 

Magda Campos