Vacunas, TDAH... Las preocupaciones de los pediatras españoles

En el 12º Curso de Actualización en Pediatría

05/02/2015

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) se reúne en Madrid para examinar aspectos claves en la asistencia a los más pequeños de la casa. El calendario vacunal, el alto ratio de números por paciente y el TDAH han sido algunos de los aspectos que han analizado.

 
Niño con pediatra

El pediatra de atención primaria es una de las figuras en que los padres más confían en los primeros años de vida de su bebé, no en vano es él quien, desde sus conocimientos médicos, mejor va a guiarles en la difícil tarea de educar a un hijo.

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) celebra este febrero en Madrid su 12º Curso de Actualización en Pediatría, donde evalúan diferentes aspectos de la calidad asistencial a los pequeños y ponen el acento sobre sus principales preocupaciones.

Un calendario vacunal mejor, pero insuficiente

La aprobación por parte del Ministerio de Sanidad de un calendario vacunal único para toda España que incluya la vacunación del neumococo de 13 serotipos entre las financiadas por el Estado ha sido aplaudida por la AEPap, así como el adelanto de la vacuna del virus del papiloma humano (VPH) a los 12 años. Su presidenta, la Dra. Begoña Domínguez, ha declarado: “hemos recibido con satisfacción ambas noticias pues la vacuna antineumocócica sólo estaba incluida hasta ahora en el calendario vacuna oficial de Galicia, mientras que en el resto de comunidades los padres debían pagar por ella, lo que ha generado importantes inquietudes en la población inantil, afectando de manera especial a las familias que más están sufriendo la crisis económica y no han podido vacunar a sus hijos”. Algunas comunidades ya han establecido la normativa para vacunar a los niños nacidos en 2015, comenzando con la primera dosis a los dos meses de edad a partir del 1 de marzo, pero otras han decidido esperar a 2016.

Y pese a estas dos buenas noticias, los pediatras reunidos en este Curso insisten en que el calendario ministerial es insuficiente al excluir dos inmunizaciones que considera necesarias, la del meningococo B y la varicela. Según datos del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III, en 2014, año en que la vacuna se retiró del calendario y se prohibió su venta en farmacias, se produjeron 18.776 casos de varicela, un 13% más que el año anterior. “No hay duda de que la vacunación infantil frente a la varicela tiene un impacto extraordinario sobre la enfermedad en todos los grupos de edad, por eso pedimos que se incluya en el calendario con dos dosis, una a los 12 meses y otra entre los 2 y los 3 años o, en su defecto, que se modifique su condición de uso hospitalario y pueda adquirirse libremebte en farmacias”, declaró la Dra Domínguez.

Y es que los pediatras insisten en que vacunar a los niños de patologías como la varicela, el sarampión o la tosferina no sólo beneficia a los pequeños, sino al conjunto de la sociedad pues se reducen considerablemente los posibles contagio. En este sentido, quisieron mostrar también su preocupación por el surguimiento de movimientos anti-vacunas y comentaron que en países donde estos son fuertes se han dado casos crecientes de sarampión y polio, dos enfermedades erradicadas gracias a la vacunación.

El TDAH y su tratamiento farmacológico

El Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH) es el trastorno del neurodesarrollo más frecuente en la infancia, con una prevalencia que va del 5 al 17% de los escolares. Falta de atención, hiperactividad, impulsividad, mal rendimiento académico y problemas de conducta son los síntomas que habitualmente se atribuyen a este trastorno y que, como explicaron los pediatras en la presentación del Curso, son comunes a muchos pequeños menores de seis años que no deberían ser diagnosticados ni tratados con fármacos. Según la Dra. Concha Bonet, presidenta de la Asociación madrileña de Pediatría de Atención Primaria, estamos viviendo un “sobre diagnóstico” de casos de TDAH. “Hechos naturales en niños pequeños, como la timidez o la inquietud están siendo catalogados como enfermedades mentales y medicándose, cuando no lo son y pueden evolucionar con los años sin necesidad de tratamiento farmacológico. La presión social, educativa y familiar hace que etiquetemos como trastorno de salud mental algo que no lo es y no nos damos cuenta de que esas etiquetas son para toda la vida”.

Por eso los pediatras abogan por hacer un tratamiento no medicalizado del TDAH centrado en los padres-. “Son ellos los que tienen contacto directo con el niño y, por tanto, es conveniente que estén formados e informados de cómo abordar el comportamiento del menos. En general, las intervenciones con los padres tienen dos principios: incrementar las conductas sensibles, positivas, de apoyo, el apego en definitiva, con el menor y ayudar a los padres a que mantengan una disciplina proactiva y adecuada para evitar conductas disruptivas o muy impulsivas del niño.

La falta de profesionales

El 51% de los pediatras españoles atiende a más de 30 pacientes al día lo que, en muchos casos, supone falta de tiempo y una fuerte presión asistencias sobre los profesionales. Es por eso que la AEPap considera fundamental la creación de más puestos de Pediatría, reduciendo el ratio de pacientes de cada médico a 900 para garantizar una correcta cobertura asistencial.

 


Elige y compra en Amazon