¿Qué es la enfermedad mano-pie-boca?

Más frecuente en verano

Fiebre, ampollas, malestar... aunque los síntomas pueden resultar un tanto alarmantes, se trata de un trastorno leve que desaparecerá aproximadamente en una semana.

 
Doctora mirando la garganta

Un día cualquiera, notas en tu pequeño un malestar general, dolor en la garganta y algo de fiebre. Las infecciones son frecuentes en los niños y estos síntomas responden a muchas de ellas. Pero uno o dos días más tarde, descubres unos puntos rojos en su lengua, en las manos o en los pies que, poco a poco, se convierten en ampollas. El motivo probablemente sea la enfermedad mano-pie-boca y, a pesar de lo escandalosos que pueden resultar sus síntomas, es un trastorno leve que desaparecerá en unos siete días sin dejar huella.

Sin picor ni cicatriz

Aunque puede estar producida por varios virus, el más frecuente es el Coxackie A16, que se manifiesta con mayor frecuencia durante el verano o a comienzos del otoño. Suelen aparecen unos puntos rojos en la lengua, encías y el interior de las mejillas, que se convierten en ampollas y luego en úlceras. En las palmas y plantas aparecen también puntitos y, con menor frecuencia, en las nalgas, ingles y la zona genital. Aunque las ampollas y úlceras pueden ser algo dolorosas, a diferencia de otros sarpullidos, en esta infección no hay picor y las lesiones desaparecen en unos días sin dejar cicatriz.

¿Cómo se contrae?

Evitar la infección de un virus es generalmente algo complicado porque se encuentran en cualquier parte. Sin embargo, en este caso, la infección se produce a través del contacto directo con las secreciones de nariz, saliva, líquido de las ampollas o heces de las personas infectadas.Te damos algunas recomendaciones para evitar los contagios:

  • Evitar el contacto con personas que tengan la enfermedad.
  • Sigue algunas medidas higiénicas como lavarse las manos y no compartir utensilios de mesa, vajilla... con otros niños infectados.
  • Extrema estas precauciones especialmente al inicio de la infección porque es más contagiosa durante la primera semana. Aunque no existe tratamiento específico para el virus, sí se suelen prescribir analgésicos y antipiréticos para aliviar los síntomas.

Asesoramiento: Dres. Isabel García Bermejo y José Tomás Ramos, miembros la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) y Dra. Talia Sáiz, del servicio de Pediatría del Hospital 12 de Octubre.

 

Ana Vallejo




Elige y compra en Amazon