¿Por qué tiene ganglios en el cuello?

Infección a la vista

Muchas madres se asustan cuando aparecen bultitos en su cuello. Te desvelamos el significado del aumento en el tamaño de los gánglios.

 
niño con médico

Cuando un germen penetra por primera vez en el organismo del niño, los leucocitos lo detectan y lo reconocen como un agente “extraño y peligroso”. A partir de ahí se produce una reacción con dos objetivos: tratar de aislar a los gérmenes evitando que se diseminen por todo el organismo y desarrollar unas sustancias específicas –las inmunoglobulinas– para poder anularlos. Buena parte del trabajo de los leucocitos se lleva a cabo en los ganglios próximos al lugar por donde se produjo la entrada de los gérmenes. Así, por ejemplo, si los gérmenes entraron por la mucosa de la boca, los leucocitos tratarán de localizar la infección en los ganglios situados en el cuello o debajo de la mandíbula.
La actividad de los ganglios se nota fácilmente porque aumentan de tamaño y resultan dolorosos. En los niños es muy llamativa la inflamación de los ganglios del cuello, que se aprecia como bultos redondeados a ambos lados del cuello y debajo de la mandíbula. La puesta en marcha del sistema inmunitario provoca fiebre, malestar y según la zona por la que entra el germen, aumento de la producción de moco, congestión o formación de secreciones purulentas. Es decir, estos síntomas reflejan que el sistema inmunitario funciona correctamente y que el organismo se está defendiendo.

¿Cuánto tiempo estará malito?
La duración de esta batalla entre los gérmenes invasores y los sistemas de defensa del organismo puede variar de horas a días, en función del número de gérmenes que han entrado en el cuerpo, de su agresividad y de la capacidad de respuesta del cuerpo. Si el sistema inmunitario consigue neutralizarlos, disminuyen los síntomas generales (fiebre, malestar), pero los ganglios no disminuyen de tamaño hasta varios meses más tarde. El tamaño aumentado en los ganglios de los niños que han pasado infecciones frecuentes, no indica gravedad, sino simplemente que su sistema inmunitario ha tenido que emplearse a fondo.

Su sistema inmunológico ha aprendido
Una vez superada la infección, el sistema inmunológico es capaz de almacenar información sobre los gérmenes a los que se ha enfrentado, de forma que si alguno entrara de nuevo en el organismo, se liberarían inmediatamente gran cantidad de inmunoglobulinas específicas contra él, que lo destruirían en poco tiempo. De esta forma, a medida que los niños van pasando infecciones, se crea en su organismo una memoria inmunológica que explica por qué, según se hacen mayores, enferman menos.

Dr. Jesús Martín-Calama