Cuándo preocuparse por el dolor de tripa del niño

¿Será grave?

El dolor abdominal es muy frecuente entre los niños y, en la mayoría de los casos, un síntoma de patologías leves o una reacción emocional ante algún conflicto o dificultad.

 
Niño con dolor
 

Un síntoma leve, pero molesto

“A mi hijo le duele la tripa, ¿qué le pasa, doctor?” Ésta es una pregunta a la que frecuentemente se enfrentan los pediatras. Y la respuesta no es nada fácil. ¿Por qué? Pues porque el dolor abdominal no es un síntoma específico de una enfermedad concreta; puede haber muchas causas detrás, incluso algunas que no se localizan dentro del abdomen y otras que obedecen a factores psicológicos. Además, a veces, aparece solo y otras, acompañado de distintos síntomas; en ocasiones, surge de repente, y en otras, lo hace de forma intermitente; en ciertos casos, es un dolor intenso, y, en otros, más flojo; también puede estar localizado en una zona concreta o ser más bien difuso...

En definitiva, si los pediatras deben realizar un diagnóstico diferencial bastante complejo para llegar al origen del dolor, no es extraño que a los padres les desconcierten las molestias en la tripa que sus hijos refieren. Y es que los síntomas del dolor abdominal varían en función de la causa que los provoque. Por eso, antes de decidir acudir al pediatra o a Urgencias, los papás deben observar si aparece solo o se acompaña de otros síntomas.

1. Si el pequeño sólo se queja de dolor de tripa y no es la primera vez, puedes pedir cita con tu pediatra para algún día cercano.

2. Si el niño tiene un episodio agudo, con llanto constante, dolor en una zona muy localizada, algunas décimas de fiebre, vómitos y diarrea, decaimiento o palidez, debes acudir a un centro sanitario ese mismo día.

Gema Martín