Cómo calmar la tos seca en el niño

Remedios que funcionan

Con frecuencia el niño tose tanto que no puede dormir. Ni él ni el resto de la familia. En caso de que su tos sea no productiva o seca algunos remedios caseros pueden aliviarle.

 
Remedios contra la tos seca

Cuando el niño tose por una infección de sus vías respiratorias, expulsa flemas. Entonces, se habla de tos productiva porque cumple una función, liberar los pulmones de un exceso de mucosidad. Esta tos no debe preocuparnos ni reprimirse. Cuando el niño supere la infección, dejará de toser.

En cambio, la tos seca proviene de una irritación de las mucosidades en torno a la garganta y las vías respiratorias. Puede coincidir con el final de un catarro o deberse a  la inhalación de polvo, humo o cualquier agente irritativo. El hecho de que el niño tosa no ayuda a suavizar la irritación, si no todo lo contrario. Podemos mejorar la sensación de picor con alguno de los siguientes remedios:

  • Procura que el niño beba abundante agua, mejor si la toma caliente. Añade zumo de limón y una cucharada de miel y la bebida resultará más eficaz y agradable de tomar. Ofrécesela tres veces al día.
  • El jengibre fresco es un potente antiinflamatorio. Se puede chupar en trocitos o añadir jengibre rallado a la infusión de limón y miel. Cuela la bebida antes de dársela.
  • Si las aguanta sin tener arcadas, las gárgaras de agua tibia con una pizca de sal también son útiles.
  • El aire seco es un factor de irritación. Coloca un humidificador o cuencos de agua encima de los radiadores de su habitación.
  • Procura que el niño no respire ni polvo ni humo. Ventila su habitación y no dejes que se fume en su presencia.
  • Si la tos seca no remite, acude a tu pediatra que te recetará un antitusígeno después de confirmar el diagnóstico.
 

Victoria Gómez