Cómo aliviar la tos del niño

Remedios que funcionan

La tos no es perjudicial, sino todo lo contrario; sirve para mantener despejadas las vías respiratorias, pero sí es molesta, sobre todo si se mantiene mucho tiempo o es intensa. Te contamos cómo aliviar al niño cuando tose mucho.

 
Niño con tos

Qué hacer si tose

Lo primero es identificar la causa y tratar de combatirla. Lo más común es que la tos se produzca por una infección de las vías respiratorias que no precisan ningún tratamiento farmacológico específico. Sin embargo, a veces, es muy molesta y provoca vómitos o no deja dormir al niño. En este caso, si es seca, el pediatra puede recomendar algún antitusígeno, pero conviene que sea el especialista quien determine la causa de la tos e indique el tratamiento adecuado. 

Remedios caseros

Existen truquillos caseros que resultan efectivos para aliviar a tu niño la incómoda tos:

  • Haz que beba mucha agua. Ayudará a hacer más fluidas las secreciones y facilitará su eliminación.
  • Es frecuente que la tos empeore por la noche. Puedes aliviarla incorporando ligeramente al niño con almohadas, siempre que tenga más de un año.
  • Coloca cerca de su cama una cebolla cortada. Los vapores que desprende también ayudan a que el moco sea más fluido.
  • Si tose mucho, ofrécele una cucharadita de miel. Suaviza la garganta y alivia la tos. A partir de los cinco años, puedes darle caramelos de miel. 
  • Mantén el ambiente húmedo. Puedes hacerlo con un humidificador o colocando un recipiente con agua caliente encima del radiador.
  • Ventila la habitación para que esté limpia de polvo.
  • No permitas que se fume en presencia del niño. 

Por qué se produce la tos

La tos es un acto reflejo que se desencadena cuando un cuerpo extraño penetra en el aparato respiratorio y provoca una irritación. Su finalidad es la de liberar las vías aéreas de todo elemento externo que pueda perjudicar una correcta respiración. Suele deberse a un  catarro o infección respiratoria producida por virus o bacterias, que provoca un exceso de mucosidad en el interior de los pulmones. Pero también es posible que la tos se presente como síntoma de una crisis asmática (aparece sobre todo después de haber realizado algún tipo de ejercicio físico) o de un proceso alérgico (acompañada de estornudos, lagrimeo y mocos). También la provocan la inhalación de alguna partícula irritante, como polvo, humo... o una excesiva sequedad en el ambiente.

Tipos de tos

  • Tos seca o improductiva: sin flema, puede darse hacia el final de un catarro o después de respirar algo que irrite los pulmones, como el polvo o el humo.  
  • Tos productiva: con flema, se produce para expulsar el exceso de moco de los pulmones. La causa más común es la bronquitis, la bronquiolitis o las bronquiectasias (dilatación de los bronquios). No es recomendable tratar con antitusígenos la tos productiva, ya que estos medicamentos simplemente la evitan, impidiendo la expulsión de la mucosidad donde se desarrollan los gérmenes
  • Tos silbante: se produce sobre todo cuando el niño sufre de asma.
  • Tos ronca: se origina como consecuencia de una laringitis

Acude al médico si...

  • La tos se presenta en un niño menor de tres meses.
  • La expectoración presenta un color verdoso o con sangre.
  • Se presenta respiración entrecortada o dificultad respiratoria.
  • La tos está acompañada de otros síntomas como fiebre, inflamación abdominal, vómitos repetidos...
  • Se observa una rápida pérdida de peso.
  • La tos se prolonga durante más de 10 días.

Beatriz García