8 pasos para prevenir y tratar la gripe

Un mal típico del invierno

 Cada año, la gripe causa estragos en nuestros hogares. Dolores musculares, malestar general, fiebre, tos, mocos… son síntomas comunes de una patología que no entiende de edades pero que ataca sobre todo a los niños.  

 
NIña con gripe

Las bajas temperaturas, la convivencia en espacios cerrados y el calor de las calefacciones son el caldo de cultivo perfecto para la proliferación y expansión del virus de la gripe.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha elaborado una guía preventiva que reúne las medidas que podemos poner en práctica para prevenir el contagio en nuestros hogares y cómo actuar si son los niños los que la padecen.

Qué es la gripe

La gripe es una enfermedad infecciosa causada por el virus de la gripe. En el niño, puede manifestarse de varias formas aunque lo más habitual es que se presente fiebre, que puede ser elevada, unida a síntomas de las vías respiratorias: tos, ronquera, dolor de garganta, obstrucción nasal, moqueo, en algunos casos ruidos de pitos al respirar (sibilancias), etc. También puede haber vómitos y diarrea. Los síntomas de la gripe pueden durar hasta una o dos semanas, pero la fiebre no suele ser tan persistente.

8 consejos para prevenirla y tratarla

01. Extrema la higiene. La gripe es una patología muy contagiosa que se puede transmitir por el aire a través de la tos y los estornudos, pero también de las manos o si se comparten objetos que hayan sido contaminados, como un juguete, una toalla o el menaje de la cocina. Por lo tanto, es vital que se extremen las precauciones. Insiste a tu hijo en que se tape la boca con la flexura del codo al toser o estornudar y no compartáis cubiertos y vasos.

02. La higiene de las manos. Es vital para evitar que los virus de la gripe se extiendan. Para hacer una correcta higiene de las manos debemos primero mojarlas con agua, después aplicar el jabón y frotar muy bien limpiando entre los dedos y bajo las uñas. Aclara con abundante agua y sécale con una toalla. No conviene compartir toallas durante el proceso de gripe.

03. Evita el contacto con otros afectados. Si estás embarazada y no has sido inmunizada o si tienes niños y sabes que algún familiar tiene gripe, evita verte con ellos hasta que su estado mejore.

04. Deja al niño en casa. Si el niño tiene gripe y fiebre, es mejor que no vaya al colegio y se quede en casa descansando al menos hasta 24 horas después de que desaparezca la fiebre.

05. No uses antibióticos. Las enfermedades víricas, como el es caso de la gripe, no requieren del uso de antibióticos para su desaparición. El único tratamiento que se os dará en consulta es el encaminado a aliviar los síntomas que tenga tu pequeño. No se debe dar ácido acetilsalicílico ni otros medicamentos antigripales que lo contengan, de igual manera, también se desaconseja el uso de anticatarrales y antitusivos en menores de 2 años. En el caso de niños mayores de esta edad, tampoco se recomienda su administración y si se hace, deben suministrarse con suma precaución. Por lo demás, un antitérmico contra la fiebre, analgésicos si tiene dolores en el cuerpo y líquidos para diluir el moco y aliviar la tos.

06. Hidrátale con frecuencia. Además de ayudar a diluir el moco y aliviar la tos, una correcta hidratación mejora el estado general del niño y ayuda a bajarle la fiebre y evitar que se deshidrate si suda mucho. Ofrécele no sólo agua sino también zumos naturales de frutas y lácteos.

07. Ventilas las habitaciones en que tu hijo haya permanecido cuando salga de ellas. Abre las ventanas y mantenlas así no más de 10 minutos. Es suficiente para que los virus salgan al exterior.

08. La vacunación. La vacuna de la gripe sólo se debe usar en niños a partir de los 6 meses. Se recomienda la vacunación anual a los niños con enfermedades de base que les hagan más propensos a las complicaciones, como asma, diabetes, algunas enfermedades renales, enfermedades del sistema inmunológico, etcétera y miembros del entorno familiar, cuando existan lactantes menores de 6 meses de edad con factores de riesgo, ya que esos no pueden recibir la vacuna antigripal. Se puede poner al mismo tiempo que otras vacunas, pero eligiendo lugares distintos para aplicar la inyección.

 

Paula Bermejo