Decálogo de una buena salud dental

Sonrisas perfectas

Durante sus primeros años, la salud de la boca de tu hijo está en tus manos. Cuídala y manténla libre de caries.

 
Niño lavándose los dientes

1. Cuida tu alimentación durante el embarazo : tu hijo necesita dosis diarias de vitaminas y minerales para desarrollar una dentadura sana.

2. No alimentes a tu bebé al pecho o al biberón mientras está dormido. No pongas líquidos azucarados, ni siquiera zumos, en su biberón, ni endulces el chupete.

3. Procúrale una dieta sana y equilibrada que le aporte todos los nutrientes necesarios: una alimentación inadecuada en esta etapa repercutirá en la estructura del diente, la maduración del esmalte y la composición de la saliva.

4. Recuerda que masticar es un ejercicio imprescindible: abandona progresivamente la batidora y acostúmbrale a tomar los alimentos chafados con el tenedor, o en trocitos. Alrededor del año está ya preparado para tomar así todos los alimentos blandos.

5. Cuida sus dientes de leche: la caries avanza aún más deprisa que la de los dientes definitivos, y cualquier alteración que sufran puede afectar a los definitivos. Estos cuidados son también indispensables para acostumbrarle a adoptar buenos hábitos de higiene dental en el futuro. El odontólogo te asesorará sobre los cepillos y productos más adecuados en cada etapa.

6. Reduce el consumo de chicles, gominolas y en general todos los dulces pegajosos, y las bebidas azucaradas.

7. Combina alimentos refinados e integrales: pan blanco e integral, cereales blancos y cereales completos.

8. Comienza cada comida principal con una ensalada variada. Ponla siempre en el centro de la mesa: no tardará en probarla si os ve hacerlo a vosotros. La fruta fresca tampoco debe faltar: tres piezas al día es un buen número.

9. Acostúmbrale a comer despacio, masticando y salivando bien los alimentos. La saliva ejerce un efecto protector contra la caries.

10. Cuida la limpieza de sus dientes desde bebé.

Maite Izquierdo