Preeclampsia

Qué es la preeclampsia

Gestar y traer al mundo un bebé no es una tarea fácil. En los nueves meses de embarazo conocerás muchos conceptos nuevos que te inquietarán y sobre los que querrás informarte. Analizamos qué es y cómo te afecta la preeclampsia en el embarazo.

Qué es la preeclampsia

También denominada toxemia,  la preeclampsia es una complicación importante que se presenta en algunas mujeres embarazadas. Se trata de una patología relativamente frecuente que puede afectar hasta al 5% de los embarazos. Se llama eclampsia cuando se complica con convulsiones, lo que entraña gravedad, ya que puede existir hemorragia cerebral materna e incluso muerte de la madre y el feto.

Su causa es desconocida, pero disminuye el flujo de sangre de diferentes órganos, como la placenta, lo que produce mala oxigenación y nutrición del feto.

Se da más en mujeres que viven su primer embarazo y suele aparecer después de la semana 20.

En algunos casos surge horas después del parto, pero esto es más raro.

Qué síntomas causa la preeclampsia

Los síntomas de alarma de preeclampsia para la embarazada son:

  •  cefalea intensa,
  • visión doble,
  • dolor en la zona alta del estómago,
  • edema de extremidades,
  •  hipertensión arterial mayor de 140/90, medida en dos ocasiones separadas.

Existen grados de preeclampsia según la gravedad de los síntomas y las alteraciones analíticas detectadas. Afecta a varios sistemas del organismo materno y produce:

  • hipertensión arterial,
  • proteinuria (exceso de proteínas en la orina por alteración del riñón),
  • edemas,
  • irritación del sistema nervioso central,
  • riesgo de convulsiones,
  • alteraciones del hígado,
  • alteraciones de la coagulación.

Cómo tratar la preeclampsia

Es una de las principales causas de parto prematuro y mortalidad perinatal, por lo que se debe realizar un buen control prenatal para detectarla de forma temprana.

El tratamiento consiste en:

  •  controlar la hipertensión,
  • sedación,
  • reposo,
  • vigilancia del peso diario,
  • otras medidas hospitalarias.

En ocasiones es necesario provocar el parto por cesárea o parto vaginal antes de llegar al término, ya que la cura completa del cuadro sólo se produce al finalizar la gestación.

 

Volver al Diccionario