Oxitocina

Qué es la oxitocina

Gestar y traer al mundo un bebé no es una tarea fácil. En los nueves meses de embarazo conocerás muchos conceptos nuevos que te inquietarán y sobre los que querrás informarte. Analizamos qué es y cómo te afecta la oxitocina en el embarazo.

Qué es la oxitocina

La hormona conocida como oxitocina tiene varias funciones, entre otras:

  • regular las contracciones del útero,
  • tras el parto, producir la salida de la leche materna por los conductos mamarios,
  • a la vez, estimular el útero que se contrae y duele; son los « entuertos» que tienen las madres cuando inician la lactancia.  Estas contracciones ayudan a cerrar la herido dejada por el desprendimiento de la placenta y evitar hemorragias postparto. Al mismo tiempo, los entuertos inician la involución del útero.

En 1953, el estadounidense Vincent Du Vigneaud logró sintetizar oxitocina lo que le valió el premio Nobel de Medicina dos años más tarde. Este descubrimiento permitió utilizarla en caso necesario en el parto.

La vía intravenosa es la más indicada, pues su dosificación en pequeñas cantidades, a través de bombas de infusión, imita mejor lo que sucede de forma biológica.

Se administra oxiticina a la parturienta en los siguientes caso:

  • las contracciones se paran o son poco eficaces,
  • para  inducir un parto, cuando el ginecólogo lo considera adecuado,
  • si existe riesgo de hemorragia puerperal por falta de contracción uterina.

Las contracciones que provoca la oxitocina son iguales a las que se producen espontáneamente. En opinión de la Dra Carmen Guillén, es falso que sean más dolorosas.

La oxitocina debe usarse con cuidado en casos de preeclampsia, hipertensión arterial y cardiopatías. Está contraindicado cuando haya desproporción cefalopélvica, sufrimiento fetal antes de comenzar el trabajo de parto y en cesáreas.

 

Volver al Diccionario