Monitorización del feto

Qué es la monitorización del feto

Gestar y traer al mundo un bebé no es una tarea fácil. En los nueves meses de embarazo conocerás muchos conceptos nuevos que te inquietarán y sobre los que querrás informarte. Analizamos qué es y cómo te afecta la monitorización del feto en el embarazo.

Qué es la monitorización del feto

La monitorización fetal es una técnica de control fetal que se utiliza antes y durante el parto.

Antes del parto, se realiza desde la semana 39-40, con periodicidad semanal, hasta el momento del parto. Se lleva a cabo colocando dos detectores sobre el abdomen del feto, que se sujetan mediante unas tiras elásticas a modo de cinturones; con uno de los detectores se recoge la frecuencia cardíaca del feto, y con el otro, las posibles contracciones uterinas.

Tanto los latidos del feto como las contracciones se van registrando en un papel, parecido al de los electrocardiogramas, que será interpretado por el médico o la matrona.

Si este registro es normal, nos indica, con una alta probabilidad, que no existe sufrimiento fetal (debe recordarse que ninguna prueba diagnóstica es absolutamente exacta).

Durante el parto se realiza el mismo registro, con la diferencia de que los detectores se aplican, a través del cuello del útero, directamente sobre el feto (detector de la frecuencia cardíaca del feto con electrodo sobre el cuero cabelludo) o dentro del útero (introducción en la cavidad uterina de un catéter de medida de presión para registrar las contracciones).

En los parto de baja intervención, la monitorización se lleva a cabo por periodos cortos para que la parturienta no se vea limitada en su movimientos durante el proceso.

Los resultados serán interpretados por el personal sanitario, por si surgiera alguna anomalía en el trazado.

 

Volver al Diccionario