Líquido amniótico

Qué es el líquido amniótico

Gestar y traer al mundo un bebé no es una tarea fácil. En los nueves meses de embarazo conocerás muchos conceptos nuevos que te inquietarán y sobre los que querrás informarte. Analizamos qué es y cómo te afecta el líquido amniótico en el embarazo.

liquido amniotico

Qué es el líquido amniótico

El líquido amniótico rodea y protege al embrión desde la tercera semana de gestación.

A las 8 semanas, ya tiene un volumen de 7 cc, que aumenta a 1.000 cc a las 34 semanas.

Disminuye a medida que se acerca la fecha del parto a término. A las 40 semanas puede haber entre 500 y 1.500 cc de líquido amniótico.

Cada día se recambia el 95% del volumen, que se mantiene constante por funciones tanto de la madre como del feto, que a las 40 semanas deglute una cantidad que oscila entre 200 y 600 ml de líquido por día, y orina 500 a 700 ml cada 24 horas.

La composición no es igual durante las diferentes etapas del embarazo; mantener un nivel normal es importante para el bienestar del bebé en la vida intrauterina.

Las funciones del líquido amniótico son variadas, pero su principal labor es actuar como:

  •  barrera protectora frente a los golpes y las posibles infecciones de la madre al ser un medio estéril.
  • aportar al feto agua y sales minerales.
  • en el momento del parto, sirve para lubricar el aparato genital y lograr así que el niño lo atraviese con más facilidad.

Al contener células fetales, el líquido amniótico cumple otro importante papel en la detección de malformaciones cromosómicas del feto.

El pulmón del feto también participa en la formación del líquido amniótico, y en él se encuentran sustancias producidas por el pulmón y que nos informan de si los pulmones son maduros o no.

En el momento del parto, cuando se rompa la bolsa de las aguas, su color -un tono verdoso indica la presencia de meconio- informará sobre el estado de bienestar del feto

Qué síntomas causa el líquido amniótico

  • La infección del líquido amniótico conocida como amnionitis es poco frecuente pero de graves consecuencias tanto para el feto como su madre.
  • Cuando la cantidad de líquido supera los dos litros en un solo saco amniótico, hablamos de polihidramnios.
  • Por el contrario, cuando está por debajo de los 500 ml, se denomina oligoamnios.
  • Cuando el líquido amniótico es demasiado escaso, se puede proceder a una amnioinfusión.
 

Volver al Diccionario