Hemorragia durante el embarazo

Qué es la hemorragia durante el embarazo

Gestar y traer al mundo un bebé no es una tarea fácil. En los nueves meses de embarazo conocerás muchos conceptos nuevos que te inquietarán y sobre los que querrás informarte. Analizamos qué es y cómo te afecta la hemorragia durante el embarazo en el embarazo.

Qué es la hemorragia durante el embarazo

En el embarazo, las hemorragias pueden producirse por diferentes causas según los meses de gestación.  Todo sangrado debe ser considerado anormal y motivo de consulta hospitalaria urgente.

En el primer trimestre pueden aparecer de forma temprana en los casos de:

Las hemorragias de segundo y tercer trimestre se asocian a:

Pueden ponen en peligro la salud del niño y la madre.

Cómo tratar la hemorragia durante el embarazo

En los casos en que existe placenta previa:

El sangrado se produce cuando aparecen las primeras contracciones, de tal forma que cuando el útero se contrae, el cuello del mismo se ablanda y dilata. Como en estos casos la placenta se encuentra insertada de forma anómala, muy cerca del cuello, se produce un despegamiento más o menos extenso de la misma y un sangrado más o menos intenso, que debe someterse a consulta, pues según la magnitud del despegamiento puede existir afectación del feto.

En el caso del desprendimiento de placenta normoinserta, o abruptio placentae:

La placenta está correctamente colocada, pero por diversas causas se forma un hematoma detrás de la misma que la va despegando del útero, de modo que deja al feto, paulatinamente, sin aporte de sangre oxigenada. En este caso, el primer síntoma suele ser el de dolor, normalmente intenso, y después el sangrado más oscuro. También es motivo de consulta urgente.

En caso de rotura de los vasos sanguíneos que van desde la placenta al cordón fetal:

Estos procesos son infrecuentes. Raramente pasan por la bolsa de las aguas, pero si esto sucede, pueden llegar a desgarrarse cuando la mujer rompe la bolsa al encontrarse cerca del parto. La hemorragia es muy llamativa e indolora y pone en peligro al feto, por lo que debe consultarse rápidamente al especialista.

Cuando el parto se acerca, pueden producirse pequeñas hemorragias de sangre más o menos oscura, acompañada de moco; aunque son normales, pues se deben a los cambios del cuello del útero, siempre que exista duda debe consultarse.

 

Volver al Diccionario