Ecografía

Qué es la ecografía

Gestar y traer al mundo un bebé no es una tarea fácil. En los nueves meses de embarazo conocerás muchos conceptos nuevos que te inquietarán y sobre los que querrás informarte. Analizamos qué es y cómo te afecta la ecografía en el embarazo.

ecografia

Qué es la ecografía

La ecografía es la técnica diagnóstica de imagen, hoy en día imprescindible, utilizada para el control fetal prenatal.

Basada en propiedades físicas de los ultrasonidos. El transductor que se coloca sobre el abdomen produce ondas sónicas de alta frecuencia. Estas ondas rebotan en los tejidos y regresan al transductor. Las señales se traducen en una imagen en una pantalla. Así se obtienen imágenes del feto, la placenta, el líquido amniótico, etc., con tal precisión que permite valorar con gran fiabilidad el estado del feto y su normalidad anatómica.

Existen diferentes tipos de ecografías:

  • ecografía estandar. Se obtiene una imagen bidimensional. Se utiliza para dar una edad al feto, su desarrollo, la localización de la placenta, etc. Dura unos 20 minutos.
  • ecografía tipo II. Se utiliza cuando existe la necesidad de un estudio más a fondo del feto, por ejemplo si se sospecha un defecto del tubo neural. Puede durar hasta pasados 60 minutos.
  • ecografía transvaginal. Se introduce un pequeño aparato dentro de la vagina y se obtienen imágenes claras del feto y de las estructuras que le rodean. Es la ecografía que se suele usar durante el primer trimestre, cuando el contenido del útero está más cerca de la vagina que de la superficie del abdomen. También se puede usar cuando existen problemas del cuello uterino durante el embarazo.
  • ecografía tridimensional. El desarrollo de la ecografía en tres y cuatro dimensiones (esto es, en tres dimensiones pero en tiempo real, no estática) abre más aún las posibilidades diagnósticas de la técnica.
  • Doppler. Se mide el cambio de frecuencia en las ondas ultrasónicas cuando rebotan en los estructuras en movimiento. Así se puede medir la velocidad y la dirección a la que circula la sangre. Se utiliza para el diagnóstico de preeclampsia para determinar si hay problemas de riesgo sanguíneo en el feto o la placenta.

A diferencia de una radiografía, un estudio ecográfico no implica irradiación por lo que no afecta al feto ni a su madre.

Actualmente se aconseja practicar de tres a cuatro ecografías durante una gestación normal: para el diagnóstico del embarazo y en las semanas 12, 20 y 34.

 

Volver al Diccionario