Diagnóstico de preimplantación

Qué es el diagnóstico de preimplantación

Gestar y traer al mundo un bebé no es una tarea fácil. En los nueves meses de embarazo conocerás muchos conceptos nuevos que te inquietarán y sobre los que querrás informarte. Analizamos qué es y cómo te afecta el diagnóstico de preimplantación en el embarazo.

Qué es el diagnóstico de preimplantación

El diagnóstico de preimplantacion es el análisis del material genético del embrión obtenido por técnicas de reproducción asistida antes de transferirlo a la madre. Permite a parejas portadoras de alteraciones genéticas graves, con riesgo de que las hereden sus hijos, la implantación en el útero materno de embriones sanos o cromosómicamente normales.

Sólo se realiza en ciertas situaciones:

  1. En parejas con enfermedades monogénicas, producidas por la alteración o mutación de un gen específico, y anomalías cromosómicas, causadas por una alteración en la estructura o en el número de cromosomas. Según la Ley de Reproducción Asistida, deben ser patologías hereditarias graves, de aparición precoz y no susceptibles de tratamiento curativo posnatal. 
  2. En pacientes con problemas reproductivos:   edad materna avanzada, aborto de repetición, fallo de implantación del embrión... Las alteraciones cromosómicas en la mujer –que pueden provocar una disminución en las tasas de embarazo, abortos espontáneos y síndrome de Down en el bebé– aumenta con la edad.
  3. En indicaciones que necesitan un permiso expreso de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida: enfermedades degenerativas, predisposición al cáncer y parejas que desean tener otro hijo que pueda ser donante –plenamente compatible– de células madre de cordón umbilical para otro hijo con una enfermedad grave de la sangre
  4. La Ley 14/2006, de Técnicas de Reproducción Asistida, únicamente permite la selección genética de embriones de un sexo determinado cuando con ello se evitan las enfermedades ligadas al cromosoma sexual X. Ésos son los casos de la hemofilia, la distrofia muscular de Duchenne o el síndrome del X Frágil, que las mujeres pueden portar –es decir, transmitir a su descendencia–, pero no padecer. Por eso, se seleccionan los embriones de sexo femenino.
 

Volver al Diccionario