Aborto

Qué es el aborto

Gestar y traer al mundo un bebé no es una tarea fácil. En los nueves meses de embarazo conocerás muchos conceptos nuevos que te inquietarán y sobre los que querrás informarte. Analizamos qué es y cómo te afecta el aborto en el embarazo.

Qué es el aborto

Un aborto es la interrupción del embarazo antes de la semana 22 de gestación o cuando el feto pesa 500 gramos o menos.

Puede suceder hasta en el 50% de los embarazos, aunque sólo se conozca un 25% de los casos, ya que el resto son interpretados por la mujer como simples «retrasos» en sus reglas.

El período en que con mayor frecuencia se producen es en las semanas siguientes a la concepción del embrión; así, el 10% suceden en las primeras 8 semanas. 

En estas formas tempranas la causa suele ser alteraciones cromosómicas. En fases más tardías existen otras posibles causas, como anomalías anatómicas del útero, ya sean congénitas o adquiridas, enfermedades maternas, alteraciones hormonales maternas, infecciones, agentes tóxicos, radiaciones, inmunológicas, etc.

Aun así, en la mayoría de los casos, no se puede confirmar la causa del aborto.

Cuando un embarazo se malogra por tercera vez consecutiva, el aborto se considera de repetición. No implica que la pareja no vaya a conseguir lo que busca. De hecho, el siguiente embarazo suele llegar a término en un 80 por ciento de los casos. Sin embargo, obliga a hacer un diagnóstico más exhaustivo.

Qué síntomas causa el aborto

 Según la presentación clínica, distinguimos los siguientes tipos:

  • El aborto en curso es aquel que se presenta con una intensa hemorragia y dolor, debido a la expulsión del embrión.
  • El aborto diferido no presenta ni hemorragia ni dolor y supone la muerte del embrión de forma asintomática, por lo que se suele diagnosticar en la consulta del ginecólogo mediante ecografía.

Los signos que hay que vigilar son:

- Pequeñas pérdidas de sangre o hemorragia transvaginal,

- Dolor abdominal o en la parte baja de la espalda,

- Expulsión de líquido amniótico o tejido transvaginal.

Cómo tratar el aborto

Una vez expulsados los restos de la gestación de forma espontánea o con un legrado, el ciclo menstrual vuelve a iniciarse.

Tendrás perdidas vaginales durante unos días que deberás vigilar.

Después de un aborto, no suele haber infección pero si sangras más de lo normal, tienes dolores en el bajo vientre, el flujo vaginal es maloliente o tienes fiebre, consulta con tu médico.

 

Volver al Diccionario