Vómito

Qué es el vómito

A lo largo de su infancia tu hijo pasará por decenas de procesos víricos y bacterianos, golpes, caídas... Un sinfín de enfermedades del niño que te llevarán con relativa frecuencia a la consulta del pediatra. Te contamos qué es, qué síntomas causa y cómo tratar el vómito en niños.

Vómito

Cómo tratar el vómito

Si se dan de forma aislada, se trata de un síntoma muy inespecífico en los niños; cualquier problema puede acompañarse de vómitos. Además, hay casos en que se producen con gran facilidad ante cualquier circunstancia extraña, e incluso voluntariamente.

Su importancia depende de la causa que los provoca; a veces se trata de problemas muy serios ( meningitis, apendicitis, obstrucciones del tubo digestivo, etc.), pero lo más frecuente es que no tengan mayor relevancia (infecciones intestinales, intolerancias, gastritis, etc.). Generalmente, los problemas serios que los provocan se acompañan de muy mal estado general, fiebre y otros síntomas de gravedad.

En principio, cuando un niño vomita, no se le ha de forzar a comer, y debe ofrecérsele algún líquido azucarado a cucharaditas.

En los lactantes pequeños, hay que prestar especial atención a los vómitos (pueden ser síntoma de intolerancia a la leche, o de estenosis hipertrófica de píloro) cuando se acompañan de diarrea muy intensa (por el riesgo de deshidratación) o de síntomas neurológicos (dolor de cabeza, dificultad para doblar el cuello, etc.).

Los medicamentos para evitarlos (antieméticos) no se deben usar sin control médico, porque pueden dar más problemas que beneficios.

Otra situación muy frecuente en los niños es la de que se produzcan durante los viajes, como consecuencia del mareo. En este caso sí son eficaces los medicamentos orientados a evitar el mareo.

Es necesario que consultes en los siguientes casos:

  • En los lactantes pequeños, si los vómitos se repiten o son muy intensos.
  • Siempre que el niño, además de vomitar, tenga mal aspecto general.
  • Si le impiden beber líquidos y se observan síntomas de deshidratación.
  • Cuando se acompañan de dolor de cabeza intenso, fuerte dolor abdominal o dificultad para doblar el cuello.
  • Si no mejoran en un plazo de 12-24 horas.

Por el contrario, no suelen ser importantes los vómitos de poca intensidad al final de las tomas de los lactantes, cuando ganan peso de forma adecuada.

 

Volver al Diccionario