Testículo no descendido

Qué es el testículo no descendido

A lo largo de su infancia tu hijo pasará por decenas de procesos víricos y bacterianos, golpes, caídas... Un sinfín de enfermedades del niño que te llevarán con relativa frecuencia a la consulta del pediatra. Te contamos qué es, qué síntomas causa y cómo tratar el testículo no descendido en niños.

Testículo no descendido

Qué es el testículo no descendido

La patología del testículo no descendido se conoce como criptorquidia y se manifiesta con la falta de descenso de uno o ambos testículos.

Generalmente se diagnostica en el primer día de vida por el pediatra. En la mitad de los casos en que los testículos no han descendido a la bolsa escrotal durante el embarazo, lo hacen a lo largo del primer año. Si para entonces no han bajado, es necesario consultar con el pediatra.

En ocasiones los testículos descienden bien hasta las bolsas escrotales, pero tienden a ascender con gran facilidad. En este caso hablamos de testículo en ascensor o testiculo retráctil.

Cómo tratar el testículo no descendido

Si con el niño relajado, en el baño, tranquilo, o dormido, los testículos se palpan en las bolsas, no es preciso hacer ningún tipo de tratamiento. Si pasan más tiempo fuera del escroto, es necesario consultar con el pediatra. En determinadas circunstancias hay que descender los testículos mediante una operación quirúrgica.

 

Volver al Diccionario