Reflujo gastroesofágico

Qué es el reflujo gastroesofágico

A lo largo de su infancia tu hijo pasará por decenas de procesos víricos y bacterianos, golpes, caídas... Un sinfín de enfermedades del niño que te llevarán con relativa frecuencia a la consulta del pediatra. Te contamos qué es, qué síntomas causa y cómo tratar el reflujo gastroesofágico en niños.

Reflujo gastroesofágico

Qué es el reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico es el paso de contenido gástrico al esófago. El problema radica en que la mucosa del esófago no está preparada para tolerar el contacto prolongado con sustancias ácidas y reacciona con una inflamación (esofagitis) y, posteriormente, un estrechamiento de la zona al cicatrizar la inflamación.

En los lactantes menores de 6 meses son un problema frecuente debido a la inmadurez de su aparato digestivo, pero no suelen tener consecuencias graves. No son preocupantes si la curva de peso es normal y no tienen problemas respiratorios repetidos. La posición en que menos suelen darse es tumbados boca abajo con la cabeza más alta que los pies. Hay que procurar que eructen a mitad de la toma.

Si la evolución del peso del niño no es buena o se demuestra esofagitis, el tratamiento es más agresivo. 

Cómo tratar el reflujo gastroesofágico

Para diagnosticar el reflujo se utiliza una prueba llamada phmetría de 24 horas, en la que se mide la cantidad de veces que pasa contenido ácido del estómago al esófago y el tiempo que tarda en aclararse este contenido. Si el reflujo es muy intenso pueden prescribiros algún medicamento para aliviar la sensación de quemazón.

 

Volver al Diccionario