Raquitismo

Qué es el raquitismo

A lo largo de su infancia tu hijo pasará por decenas de procesos víricos y bacterianos, golpes, caídas... Un sinfín de enfermedades del niño que te llevarán con relativa frecuencia a la consulta del pediatra. Te contamos qué es, qué síntomas causa y cómo tratar el raquitismo en niños.

Raquitismo

Qué es el raquitismo

El raquitismo es una alteración del desarrollo óseo provocada por deficiencia de vitamina D que produce una disminución de la absorción de calcio y fósforo. Una alimentación rica en estos tres componentes permite prevenir el raquitismo. Se debe dar a todos los niños, independientemente de su color de piel, del régimen de alimentación y del grado de exposición al sol (cuanto menos sol, más vitamina D habrá que administrar, pues éste favorece la síntesis de dicha vitamina).

Es un error pensar que un niño con sobrepeso está libre de este riesgo, pues tiene las mismas posibilidades de padecer esta enfermedad que un niño delgado y poco musculoso. La consecuencia de la carencia de vitamina D es una mala fijación del calcio en el hueso.

Qué síntomas causa el raquitismo

  • Deformidades en el cráneo.
  • Retraso en el cierre de las fontanelas, en las extremidades, en el tórax y en la columna.

Cómo tratar el raquitismo

El objetivo del tratamiento del raquitismo es aliviar los síntomas y corregir su causa. La reposición del calcio, el fósforo o la vitamina D que faltan eliminará la mayoría de los síntomas del raquitismo. Si está causado por un problema metabólico, se puede requerir una prescripción de suplementos de vitamina D.

 

Volver al Diccionario