Luxación de cadera

Qué es la luxación de cadera

A lo largo de su infancia tu hijo pasará por decenas de procesos víricos y bacterianos, golpes, caídas... Un sinfín de enfermedades del niño que te llevarán con relativa frecuencia a la consulta del pediatra. Te contamos qué es, qué síntomas causa y cómo tratar la luxación de cadera en niños.

Luxación de cadera

Qué es la luxación de cadera

La luxación congénita de cadera es un trastorno que también se conoce como displasia de cadera. Normalmente la cabeza del fémur se aloja en una cavidad específica de la cadera que se llama acetábulo. En la luxación congénita de cadera la cabeza se encuentra fuera del acetábulo al nacer. Influyen en esta luxación la posición dentro del útero, posibles malformaciones del acetábulo, o la excesiva laxitud de los ligamentos encargados de fijar la cadera.

La cabeza del fémur entra fácilmente en el acetábulo, su posición normal, cuando se separan los muslos, pero vuelve a salirse cuando cesa esta separación. Esto sirve para hacer el diagnóstico. Cuando se separan y aproximan los muslos de un recién nacido con luxación de cadera, se advierte el chasquido –un "clic"– que hace la cadera al entrar y salir del acetábulo.

Cómo tratar la luxación de cadera

El tratamiento consiste en mantener los muslos separados como si fueran las patas de una rana, utilizando dos pañales, una toalla plegada o, en los casos severos, pañales ortopédicos o un arnés especial. Con este tratamiento la cadera recupera la normalidad en pocos meses. Si, por el contrario, se pasa por alto el diagnóstico y no se corrige el problema antes de que el bebé empiece a andar, puede dejar una cojera permanente. Por la importancia de no pasar por alto el diagnóstico, merece la pena hacer una ecografía de cadera a todos los recién nacidos.

 

Volver al Diccionario