Convulsión

Qué es la convulsión

A lo largo de su infancia tu hijo pasará por decenas de procesos víricos y bacterianos, golpes, caídas... Un sinfín de enfermedades del niño que te llevarán con relativa frecuencia a la consulta del pediatra. Te contamos qué es, qué síntomas causa y cómo tratar la convulsión en niños.

Convulsión

Qué es la convulsión

La convulsión es una crisis caracterizada por la pérdida de la conciencia, asociada a movimientos corporales incontrolables, rigidez generalizada o flacidez de todo el cuerpo. En los niños pequeños, entre los doce meses y los cuatro años, la causa más frecuente es la fiebre. Otra menos frecuente es la epilepsia.

La posibilidad de sufrir una convulsión febril disminuye a medida que el niño se hace mayor y sus células cerebrales maduran.

Cómo tratar la convulsión

A pesar de su apariencia alarmante, una convulsión febril no reviste gravedad. Sin embargo, es importante bajar la fiebre para evitar que se repitan. Sólo un escaso porcentaje de los niños que han sufrido convulsiones febriles desarrollan posteriormente una epilepsia.

Las cifras, que oscilan entre un 2 y un 3%, aumentan si los episodios se repiten o si la convulsión dura más de quince minutos, algo que rara vez sucede.

Si tu hijo sufre una convulsión, actúa de la siguiente manera:

  • Colócalo tumbado sobre una superficie blanda para evitar que se golpee.
  • Comprueba que no tiene nada dentro de la boca con lo que se pueda atragantar, y si lo tiene, extráelo con los dedos.
  • Si tiene fiebre, procura bajar la temperatura del pequeño quitando la ropa.
  • Cuando ceda la convulsión, dale un antitérmico por vía rectal.
  • Observa las características de la convulsión y la duración; son datos im-portantes para su posterior evaluación.
  • Si dura más de quince minutos o vives lejos de un centro hospitalario, acude a urgencias o llama a un servicio de urgencia domiciliaria.
 

Volver al Diccionario