Ampolla

Qué es la ampolla

A lo largo de su infancia tu hijo pasará por decenas de procesos víricos y bacterianos, golpes, caídas... Un sinfín de enfermedades del niño que te llevarán con relativa frecuencia a la consulta del pediatra. Te contamos qué es, qué síntomas causa y cómo tratar la ampolla en niños.

Ampolla

Qué es la ampolla

Una ampolla es una lesión de la piel provocada por quemaduras, por fricción o por infecciones. Cuando aparece, la capa externa de la piel (epidermis) se separa de la interna (dermis), y el espacio que queda entre ambas se rellena con líquido. Por lo general, el líquido acumulado se reabsorbe y la capa externa se cae, quedando una piel nueva debajo. Cuando se rompe la capa externa de la ampolla, sale el líquido y deja al descubierto una capa de piel inmadura que se infecta con facilidad. Por eso no se deben pinchar, o si se hace, debe ser en un medio estéril y cubriéndolas luego con apósitos antisépticos para evitar la infección.

Son más frecuentes en las palmas de las manos y de los pies, sobre todo después de largas caminatas o al estrenar zapatos.

Qué síntomas causa la ampolla

  • Dolor local.
  • Escozor.

Cómo tratar la ampolla

Es fundamental no abrir las ampollas para drenar el líquido, pues así aumentamos las posibilidades de que la zona se infecte. Ante su aparición lo mejor es dejarla curarse por sí sola, algo que suele ocurrir en una o dos semanas. Puedes cubrirla con una tirita haciendo un pequeño orificio en el centro para que al niño no le duela tanto.

Si la ampolla se rompe sin querer, retira la piel suelta, lava la zona con agua y jabón dos veces al día y cámbiate de calcetines siempre que limpies la zona. Acude al pediatra si la ampolla se infecta.

Recuerda que la mejor forma de prevenir las ampollas es evitar los zapatos demasiado apretados o demasiado flojos y aplicar vaselina en las zonas de mayor fricción, a saber, los talones y entre los dedos.

 

Volver al Diccionario