Amigdalitis

Qué es la amigdalitis

A lo largo de su infancia tu hijo pasará por decenas de procesos víricos y bacterianos, golpes, caídas... Un sinfín de enfermedades del niño que te llevarán con relativa frecuencia a la consulta del pediatra. Te contamos qué es, qué síntomas causa y cómo tratar la amigdalitis en niños.

Amigdalitis

Qué es la amigdalitis

La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas de origen infeccioso, ya sea por un virus o por una bacteria.

Las amígdalas se sitúan a cada lado de la garganta y son la primera línea de defensa con que cuenta nuestro cuerpo. Cuando un virus o una bacteria intenta penetrar en nuestro organismo, se encuentra con las amígdalas, que lo atrapan y matan para que no desciendan a los pulmones causando problemas mayores. Al ponerse en funcionamiento contra una infección, se inflaman y pueden doler.

Qué síntomas causa la amigdalitis

  • Inflamación de las amígdalas, que pueden además estar rojas y con puntos blancos o amarillentos, signos de que hay una infección (vírica o bacteriana).
  •  Aumento de tamaño de los ganglios situados debajo de la mandíbula.
  •  Fiebre.
  •  Vómitos o dolor abdominal.

Cómo tratar la amigdalitis

Lo primero y fundamental es acudir al pediatra para que valore ante qué tipo de amigdalitis nos encontramos y prescriba el tratamiento adecuado.

En los niños, 8 de cada 10 casos de amigdalitis están provocados por virus y no responden al tratamiento con antibióticos. En estos casos nos limitaremos a dar un tratamiento sintomático: antitérmicos si hay fiebre y antiinflamatorios para la amigdalitis, además de ofrecer al niño mucho líquido, preferentemente templados.

Entre las bacterias que causan amigdalitis –necesitan tratamiento con antibiótico– tiene especial interés el estreptococo, debido al riesgo de que provoque una infección crónica grave que afecta al riñón y al corazón, la fiebre reumática. No siempre es fácil diferenciar la amigdalitis provocada por virus de la causada por el estreptococo. Ante la duda de infección por estreptococo, se debe realizar tratamiento antibiótico de 7 a 10 días de duración.

Hoy día la extracción de las anginas está indicada en muy pocos casos. Si bien hace décadas se extirpaban las amígdalas ante casos de infecciones recurrentes la experiencia clínica demostró que esta medida no sólo era útil sino que además suponía la extirpación de una barrera de defensa natural de nuestro cuerpo.

Las amigdalitis repetidas provocan inflamación de los ganglios del cuello, que suelen ser motivo de preocupación para las madres, aunque raramente representan un problema real.

 

Volver al Diccionario