Afonía-Ronquera

Qué es la afonía-ronquera

A lo largo de su infancia tu hijo pasará por decenas de procesos víricos y bacterianos, golpes, caídas... Un sinfín de enfermedades del niño que te llevarán con relativa frecuencia a la consulta del pediatra. Te contamos qué es, qué síntomas causa y cómo tratar la afonía-ronquera en niños.

Afonia

Qué es la afonía-ronquera

La afonía, también conocida como ronquera, supone la pérdida total de la voz, aunque coloquialmente se usa también para la pérdida parcial.

Estos cambios en la voz se deben a una alteración de las cuerdas vocales, dos estructuras musculares colocadas en forma de V en el interior de la laringe.

En los niños la causa más frecuente de afonía es la inflamación de la laringe como consecuencia de una infección vírica (laringitis catarral). Suele durar dos o tres días y no reviste peligro. Forzar la voz o gritar hace que la afonía se prolongue.

Algunos niños con la costumbre de gritar a menudo o hablar muy alto tienen ronquera habitual. Suele ser consecuencia del desarrollo de pequeños nódulos en las cuerdas vocales por el mal uso de la voz.

Qué síntomas causa la afonía-ronquera

  • Dificultad para hablar.
  • Dolor de garganta.

Cómo tratar la afonía-ronquera

La mejor solución para la afonía es solventar su causa. Si se debe a una infección, la trataremos con los medicamentos prescritos por el pediatra, que serán los de sus síntomas (antitérmicos si hay fiebre y analgésicos para el dolor).

Mientras, aquellos casos en los que la afonía es persistente y está causada porque el niño habla en un tono de voz excesivo, lo más adecuado es acudir a un logopeda que enseñe al pequeño a respirar de la forma adecuada y modular su voz en función de la situación en que se encuentre. El tratamiento temprano es fundamental para evitar otras complicaciones, como la aparición de nódulos en la garganta.

 

Volver al Diccionario