Aerofagia

Qué es la aerofagia

A lo largo de su infancia tu hijo pasará por decenas de procesos víricos y bacterianos, golpes, caídas... Un sinfín de enfermedades del niño que te llevarán con relativa frecuencia a la consulta del pediatra. Te contamos qué es, qué síntomas causa y cómo tratar la aerofagia en niños.

Aerofagia

Qué es la aerofagia

La aerofagia es la ingesta excesiva de aire al comer. Es frecuente en bebés ansiosos que comen muy deprisa y en los primeros meses de vida por los cólicos de lactante, pues el niño traga mucho aire durante los procesos de llanto. En niños más mayores, además de por comer muy deprisa, pueden deberse a un consumo excesivo de chicles, bebidas gaseosas y alimentos ricos en fibra.

Qué síntomas causa la aerofagia

  • Dolor e inflamación abdominal.
  • Sensación de hinchazón.
  • Eructos frecuentes.
  • Dificultad para respirar si nos gases se sitúan en la parte alta del estómago.
  • Estreñimiento.
  • Vómitos.
  • Hipo.
  • Regurgitaciones.

Cómo tratar la aerofagia

La mejor forma de evitar la aerofagia es asegurarnos de que nuestro bebé echa bien el aire tras las tomas. Cógele de espaldas a ti y dale pequeños toquecitos en la espalda hasta que le oigas eructar.

Los masajes circulares en la barriga con el niño sentado también resultan de utilidad. No temas apretar fuerte la tripa, así conseguirás que los gases desciendan por el tracto digestivo y salgan al exterior.

Si la molestia es demasiado grande, consulta con tu pediatra la posibilidad de darle algún medicamento que reduzca los gases. Cuando ya coma de todo, una adecuada alimentación basada en la dieta mediterránea deberían mantener los gases a raya. Ofrécele también infusiones digestivas tras las comidas como la manzanilla, la tila o la melisa.

 

Volver al Diccionario