Sangre de cordón umbilical para el corazón

Investigadores alemanes fabrican válvulas cardiacas a partir de células madre del cordón

Un equipo de especialistas del Hospital Universitario de Munich (Alemania) ha logrado fabricar válvulas cardiacas con células madre del cordón umbilical, un gran avance que, en un futuro, ayudará a los niños que nazcan con cardiopatías.

 

Las Sesiones Científicas que la Asociación Americana del Corazón ha celebrado en la ciudad estadounidense de Nueva Orleáns, han sido el foro elegido por un equipo de especialistas del Hospital Universitario de Munich (Alemania) para presentar el que será una gran avance en el tratamiento de las cardiopatías congénitas.

Este grupo de investigadores ha logrado fabricar válvulas cardiacas con células madre de sangre del cordón umbilical, lo que permitirá que, en un futuro, los niños que nazcan con ciertas enfermedades del corazón puedan recibir una prótesis creada a partir de las células de su propio cordón.

En la actualidad, los bebés que vienen al mundo con un defecto en una válvula cardiaca y no pueden ser operados, reciben prótesis fabricadas con tejidos de origen animal, de donante cadáver o, incluso, con materiales artificiales. La dificultad con estos tejidos radica en que, al no crecer con el niño, es necesaria la realización de intervenciones periódicas para reemplazar esas válvulas. Además, en el caso de utilizar material artificial, el tratamiento debe complementarse con la administración de medicamentos anticoagulantes.

Todas estas complicaciones, según los autores del estudio, podrían superarse utilizando células madre del cordón umbilical, que, además, al proceder del propio paciente, no generarían rechazo.

De esta forma, en aquellos casos de bebés que, antes de nacer, ya son diagnosticados de problemas del corazón, sería muy útil conservar sangre de su cordón con la posibilidad de fabricar válvulas de repuesto en el futuro. Sin embargo, los investigadores también reconocen que podrían pasar más de 5 años antes de que este trabajo tenga una aplicación en la práctica clínica.