Pasar tiempo al aire libre reduce la miopía

Dos horas al día son suficientes

Los hijos de padres miopes tienen un elevado riesgo de padecer miopía. Pasar tiempo al aire libre, jugar en la calle y dejar que su vista “pasee” fuera de un recinto cerrado pueden reducir esta predisposición un 40%.

 
Niño miope

Aunque aún se desconoce qué genes están relacionados con la susceptibilidad a la miopía por falta de estudios de genética molecular en este campo, tener padres miopes es el principal factor de riesgo para desarrollar la patología. Permitir que tus hijos pasen más tiempo en la calle, jugando al aire libre y sin que tengan la vista fija en una habitación o en una única actividad es la primera recomendación consensuada para reducir este riesgo, desde el 60% al 20%.

Se estima que 6 de cada 10 niños hijos de miopes acabarán desarrollándola si no realizan al menos 5 horas semanales de actividades al aire libre. Si consigues que juegue fuera de casa 14 horas a la semana (unas dos horas diarias), el riesgo se reduce un 20%, de tal forma que solo 2 de cada 10 niños serían miopes. Así lo revela el estudio CLEERE, realizado en la Universidad Estatal de Ohio, durante 10 años con más de 1200 niños, 633 miopes y 617 sin problemas visuales.

Pero el estudio CLEERE no es el único que revela datos esperanzadores en la reducción de la miopía. En California, el estudio Orinda ha probado que los hijos de padres miopes que pasan tiempo al aire libre son solo ligeramente más propensos que los demás. Y en Sydney, en un estudio con más de 4000 escolares de origen europeo, se afirma que la actividad fuera de casa compensa el riesgo asociado a las tareas escolares y el trabajo visual próximo.

Además de ser hijo de padres miopes, hay otros factores que aumentan esta predisposición de los niños a padecer miopía, como tener antepasados asiáticos. Según algunos estudios epidemiológicos, tener un mayor cociente intelectual y un mayor nivel de estudios también aumenta el riesgo de miopía. Por pura lógica, el estudio exige un mayor esfuerzo visual cercano. Sin embargo, estos estudios afirman también que la lectura y el trabajo de cerca no son un factor de riesgo realmente importante.

Pasar demasiado tiempo delante del ordenador o jugando con videojuegos se describen como actividades que causan un efecto perjudicial sobre la miopía, pero los estudios no han podido demostrarlo. Lo que sí hacen es que aumente la fatiga visual, la sensación de cansancio y, por tanto, de ver peor.