Los padres de niños fallecidos sin sillita podrán ser imputados de un delito de homicidio por imprudencia

El 51% de las pequeñas víctimas habría podido salvar la vida en 2010

06/06/2012

El fiscal jefe de Seguridad Vial Bartolomé Vargas anuncia que se impulsará un protocolo para determinar la responsabilidad de los padres cuando ocurren lesiones graves o fallecimiento de menores en accidentes de tráfico. No llevar al niño en un sistema de retención adecuado podrá ser delito de homicidio o de lesiones graves por imprudencia. 

 
niña en una silla

En 2010, la cifra de fallecidos menores de edad se elevó a 79. Tanto como 489 niños resultaron gravemente heridos. El 46% de las pequeñas víctimas viajaba sin el adecuado sistema de retención y el 18% lo hacía de forma incorrecta. La fiscalía concluye que de viajar como obliga la ley, el 51 % de los niños habría salvado la vida.

Para atajar estas abrumadoras cifras, la fiscalía está trabajando sobre un protocolo para que se investigue la responsabilidad de los padres en caso de heridas graves o muerte del menor. Si el informe pericial demuestra que las lesiones se hubieran podido evitar con una sillita, el fiscal podrá imputar a los padres conduzcan o no el vehículo, de un delito de homicidio o lesiones graves por imprudencia. 

Además la fiscalía propone que después de tres sanciones impuestas a los padres por temas de seguridad vial, se remita el caso a la Fiscalía de Menores para estudiar la conveniencia de tomar medidas que garanticen la seguridad del niño. Una de ellas podría ser la retirada de la custodia del hijo. 

La fiscalía estudiará también que los niños viajen en sillas de seguridad en taxis y autobuses públicos, un tema pendiente por la complejidad que conlleva aplicar la norma.