El 20% de los niños de 5 años “moja la cama”

Publicada una guía sobre enuresis nocturna

La enuresis nocturna es un trastorno frecuente en niños, tanto que entre el 15 y el 20 por ciento de los pequeños de 5 años “moja la cama por la noche”. Para ayudar al manejo de este problema, la Asociación de Pediatría de Atención Primaria ha publicado una guía que puede consultarse en Internet.

 
niño durmiendo

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) acaba de publicar una guía que aborda de forma integral la enuresis nocturna, un problema que afecta a entre el 15 y el 20 por ciento de los niños de 5 años. Aunque se trata de una guía dirigida a los profesionales sanitarios que trabajan con estos niños, también es de utilidad para los padres, ya que, además de recoger aspectos clínicos, como el diagnóstico y tratamiento del trastorno, también incluye recomendaciones prácticas para prevenir y corregir la enuresis. Se puede consultar en las webs www.pap.es y www.aepap.org.

Y es que, tal y como recuerdan los expertos de la AEPap, se trata de un problema que tiene repercusiones psicológicas, escolares y sociales negativas tanto para el pequeño paciente como para su familia; en el niño causa ansiedad, merma su autoestima y compromete su estabilidad emocional. Aunque la enuresis tiende a resolverse espontáneamente y su prevalencia decrece con la edad, sin un tratamiento específico su curación puede retrasarse durante meses o años.

Pero, ¿se puede prevenir la enuresis? Pues, según recoge esta guía, hay algunas medidas que facilitan una continencia urinaria diurna más precoz y evitan la micción disfuncional. De esta forma, quizá podrían también ayudar a adelantar el inicio de la continencia nocturna, aunque esto no se demostrado fehacientemente. No obstante, los expertos recomiendan:

  • Iniciar la enseñanza de la continencia urinaria antes de los 18 meses.
  • Usar el orinal o una taza de váter adaptada en la que el niño apoye bien las nalgas y los pies.
  • Sugerir al pequeño que vaya al orinal cuando le veas con ganas de hacer pis para que lo logre al primer intento. No es conveniente mantenerlo sentado en el orinal hasta que logre la micción e insistir en que haga un mayor esfuerzo si fracasa el primer intento.
  • Ser persistente en esta educación ya que se logra el objetivo en menos de tres meses. No dispersar los esfuerzos cambiando de técnica continuamente.