Adiós a los termómetros de mercurio

La Unión Europea prohíbe su venta desde el 3 abril

01/04/2009

Los termómetros de mercurio, que han medido la temperatura de generaciones de europeos, pasarán a la historia de la medicina del Viejo Continente. La Unión Europea ha prohibido su venta desde el 3 de abril por motivos medioambientales.

 

La protección del medio ambiente está detrás de la decisión de la Unión Europea de prohibir la fabricación y venta de los ya tradicionales termómetros de mercurio. Así, desde el 3 de abril, estos instrumentos que han tomado la temperatura de generaciones de niños con fiebre, no se podrán encontrar en ninguna farmacia, según establece una directiva comunitaria aprobada en julio de 2007.

Sin embargo, esta normativa no impide la utilización de los termómetros ya adquiridos por familias o centros sanitarios. Eso sí, advierte de que, una vez que se rompan o estropeen, deberán llevarse a algún punto limpio y sustituirse por termómetros digitales.

Y es que el riesgo de estos instrumentos no está en los perjuicios que pueden causar a las personas que los usen –ya que el mercurio que contienen es mínimo–, sino en el daño al medio ambiente y a la salud que provocan las toneladas de restos de termómetros desechados.

El mercurio es un elemento tóxico y muy contaminante, cuyos restos pueden llegar a ser peligrosos si se tiran a la basura o al vertedero y acaban en el mar, intoxicando a los peces de la zona. De hecho, hay lugares del mundo donde su colonia de peces tiene unos índices de mercurio muy elevados, y donde la población local ha presentado graves intoxicaciones por consumo de pescado contaminado con este elemento químico.

 


Elige y compra en Amazon