Qué dar de comer al niño si está malito

4 trastornos, 4 dietas

Gastroenteritis, anemia, bronquitis... Si tu hijo padece alguna de estas enfermedades, toma nota de los alimentos que debes ofrecerle para que su estado general mejor y su convalecencia sea más corta.

 
Niño mordiendo zanahoria

1. Gastroenteritis

Las primeras 24 horas

  • Dejar reposar su estómago y el intestino e ingerir sólo líquidos en abundancia para evitar la  deshidratación
  • Beber limonada alcalina, preparada con 1 litro de agua hervida o embotellada, el zumo de tres limones, una pizca de sal, una pizca de bicarbonato y sacarina al gusto.
  • Ingerir caldos vegetales, que son muy ricos en sales minerales.

 A partir del segundo día

  • Su alimentación debe ser suave, con comidas frecuentes y poco abundantes que incluyan alimentos astringentes: arroz blanco, pescado hervido, yogur con bífidus activo, manzana...

A partir del cuarto día

  • Se podrá reanudar la dieta habitual siempre que los hábitos intestinales hayan vuelto a la normalidad.

Los alimentos que más le convienen: manzanas, zanahoria cocida, arroz blanco, jamón de york y yogur. Protegen al intestino de la diarrea y el estreñimiento, refuerzan el sistema inmune y mantienen un buen estado de las mucosas. Además, algunos son astringentes y frenan la diarrea. El yogur, por su parte, protege y refuerza la flora intestinal y la mucosa del intestino.

2.  Dermatitis y eccemas

  • Consumir semillas y frutos secos. Evitar el chocolate, las bebidas con cafeína, el exceso de gluten, la bollería industrial y los aperitivos en bolsa. 
  • Eliminar los embutidos grasos –tipo salchichón, chorizo– o las hamburguesas. 
  • Evitar pescados en aceite o ahumados y quesos grasos.
  • Se puede tomar algún complemento nutricional rico en vitamina E, aceite de onagra o minerales, si el especialista no lo contraindica.

Los alimentos que más le convienen: fresas, guisantes, judías, patatas, zanahoria, pepino, berros, espárragos, alcachofas, espinacas, ajo, semillas –pipas de girasol, nueces–, germen de trigo, soja, arroz, aceite de onagra y omega 3 –lo encontrarás en el pescado azul natural– son alimentos reconstituyentesfrente a las agresiones.

El brécol contiene calcio, selenio, potasio,vitamina B, fomenta la renovación celular y la producción de sangre. Las legumbres, por su parte, tienen un gran poder antiinflamatorio. La patata y la zanahoria refuerzan el sistema inmunológico, embellecen la piel, el cabello y las uñas.

3. Asma y bronquitis

  • Beber abundante cantidad de líquido, especialmente agua. 
  • No abusar de las grasas y de los dulces. 
  • Aumentar el consumo de cebolla y disminuir el consumo de lácteos.

Los alimentos que más le convienen: cerezas, fresas, manzana, melocotón, higos, naranjas, limón, brécol, rábanos, puerros, espinacas, pimiento rojo, zanahoria, borraja, cebolla y ajo. La zanahoria refuerza las defensas. La fruta, en general, contiene vitaminas y minerales necesarios frente a cualquier agresión.

La cebolla es una gran aliada en todos los cuadros respiratorios de los niños porque favorece la expulsión de mucosas de los bronquios, previene infecciones, es buena para el asma y tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias.

4. Anemia

  • Consumir alimentos con alto contenido en hierro: hígado, carnes rojas, frutos secos y alimentos ricos en vitamina C. 
  • Ingerir hasta 2 litros de líquido al día, preferiblemente agua. 
  • Tomar frutas y verduras en general.

Los alimentos que más le convienen: guisantes, lentejas, espinacas, brécol, kiwi, fresas, naranja, limón, cordero, cerdo, hígado, pollo, pavo, pescado y huevos.

Para asegurar un adecuado aporte de hierro a los niños, se recomiendan 10 mg. Hay que tener en cuenta que el organismo absorbe sólo un 10 por ciento del hierro presente en los alimentos. Algunos como la yema de huevo, el té o los lácteos dificultan la asimilación del hierro, mientras que la vitamina C aumenta la absorción del mismo.

Asesoramiento: Dra. Vidales, directora médica del centro Nutrimedic. Autora de Superalimentos para los niños. Ed. Libros Cúpula.

 

Paloma Corredor